¿Voltaire ha sido un filósofo sobrevalorado?

Por redaccionnyl el 10/02/2020

Aparte de sus ensayos filosóficos, François-Marie Arouet (París, 1694-1778), mejor conocido como Voltaire, se hizo famoso por su compromiso en contra de la censura.

Escribió: «Detesto lo que escribes, pero daría mi vida para que pudieras seguir escribiéndolo».

En otras obras, como «Zadig» escribió que lo perfecto es enemigo de lo bueno y además reemplazó las creencias religiosas tradicionales por el concepto de que el pensamiento debe estar al servicio de lo social.

Pero la fama de Voltaire no le hace «moneda de oro» para caerle bien a nadie. Para el británico Daniel Johnson (1957), Voltaire es un pensador más risible que comprensible.

«La mayoría de sus frases célebres fueron plagiadas de otros. Además nada en su vida demuestra que hubiera defendido a alguien o algo hasta la muerte», asevera Johnson, que es periodista experto en el área histórica y social.

Lea también: La naturalización de la homosexualidad. Por Voltaire

Para este editor de medios de comunicación, el autor del «Diccionario filosófico» (1764) ha sido expuesto a un culto desorbitado.

«Propaganda es la palabra para casi todo lo que escribió, sus 200 volúmenes. El único trabajo que ha perdurado es el Cándido, por irónico que parezca, una sátira sobre la Ilustración de la que supuestamente es el representante supremo. Sus obras de teatro, en las que trató de corregir la “barbarie” de Shakespeare, rara vez se llevan a escena. También son propaganda».

Johnson recuerda que a Voltaire le gustaba presentarse a sí mismo como ‘el azote de las supersticiones que para él suponían el cristianismo y el judaísmo. Sin embargo, recuerda que él mismo no tuvo tiempo para la libertad de culto.

El artículo de Johnson, aparecido en la revista londinense Standpoint, censura, sobre todo, la capacidad de algunas figuras públicas, respetadas por todos, de escribir naderías en una prosa impenetrable.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com