¿Viste El Lobo de Wall Street? Mira lo que fue verdad y lo que no

Por Mariana Betancourt el 31/10/2017

Esta polémica película protagonizada por el ganador de un Óscar de la Academia por su actuación en «El renacido», Leonardo DiCaprio, ha desatado los más fuertes debates por la manera en cómo se llevó la historia a la gran pantalla. Al parecer, hasta el apodo «El Lobo de Wall Street», fue una completa farsa.

Si viste la película o si aún no lo has hecho, no está de más conocer estos detalles que te harán un mejor conocedor del relato que mostró la historia «real», de Jordan R. Belfort, un corredor de bolsa que se hizo popular por estar señalado de manipulación del mercado de valores, lavado de dinero y otros delitos relacionados con finanzas.

Uno de los socios de Jordan Belfort confesó en 2013, que el libro que narra esta interesante historia se aleja completamente de la realidad y que la película se aparta aún más del texto. Según el film, es completamente falso que Jordan Belford y Danny Porush se hayan conocido en un restaurante, pues según lo visto fue por medio de la mujer de Porush.

Tampoco fue una realidad que se produjera una guerra de lanzamiento de enanos en sus oficinas, aunque sí confirmaron que convocaron a gente pequeña para que acudieran a unos de sus festejos.

En la vida real el apodo de «El Lobo de Wall Street» nunca existió, fue un invento del libro. Algo que si fue real, fue la existencia de Mark Hanna quien conoció al protagonista en 1987, y quien le afirmó que «la masturbación, la cocaína, las prostitutas y hacer que tus clientes re-invirtieran siempre sus ganancias», eran las claves para triunfar.

Otra cosa que no se distanció de la verdad, eran los largos discursos motivacionales que daba Belfort a sus empleados, y que le proporcionaban gran satisfacción, hecho que no se muestra en la cinta.

Aunque no lo crea, sí le pagaron $10.000 a una trabajadora para que se dejara cortar el cabello hasta el punto de quedar completamente rapada. La mujer usó el dinero para someterse a una cirugía de aumento de senos. Otra cosa que desmintió el socio de Jordan, fue el hecho de tener un chimpancé dentro de la oficina, ni ningún otro animal, lo que si confirmó fue que se comió el pez crudo tal y como se mostró en el cine.

El Lobo de Wall Street si fue detenido por chocar su carro bajo los efectos de un potente sedante, aunque no era un Lamborghini sino un Mercedes Benz. La pareja de Jordan se llamaba Nadine no Naomi. También fue cierto que le pusieron su nombre a su yate y que naufragaron debido a una tormenta en el Mediterráneo.

Les dejamos a continuación imágenes de Jordan Belfort, Danny Porush, Mark Hanna y Nadine Belfort en la vida real.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com