Un estudio explica por qué nuestros ancestros no tenían relaciones con parientes

Por redaccionnyl el 31/10/2017

Un estudio reveló que nuestros ancestros que llegaron a vivir hace 34.000 años, tenían una idea lo suficientemente clara de la importancia de evitar el incesto. Aun las sociedades más pequeñas evitaban las relaciones sexuales entre parientes cercanos.

La investigación determinó que estos humanos prehistóricos habían desarrollado un sistema social y de apareamiento, de modo que buscaban pareja por fuera de sus familias.

Este importante descubrimiento podría develar la razón por la que los humanos modernos han sido más exitosos en sobrevivir que algunos «parientes cercanos» que acabaron por extinguirse, como es el caso de los neandertales, que practicaban la endogamia en alto grado.

Los cuatro restos hallados en el yacimiento arqueológico de Sungir estaban sepultados juntos, aunque los entierros familiares eran un fenómeno sumamente inusual para la época. Para sorpresa de los científicos, el examen genético determinó que los individuos no tenían entre sí vínculos consanguíneos directos.

El grado de parentesco más cercano entre ellos era el de primos segundos. Lo mismo se comprobó, incluso, en el caso de los restos de dos niños que fueron sepultados con sus cabezas juntas.

Además, los objetos de adorno y piezas de joyería hallados junto a los cuerpos constituyen indicio claro de un elaborado sistema de reglas, ceremonias y rituales que acompañaban el intercambio de parejas entre los individuos, y que podrían haber sido precursores de las bodas modernas.

Los datos recopilados «sugieren que la endogamia era evitada de manera intencional». Por lo tanto, estos individuos del Paleolítico superior «debieron haber desarrollado un sistema con tal fin», conjeturó el profesor Eske Willerslev, de la Universidad de Cambridge.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com