Tres fragmentos reveladores de “Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus”

Por Valentina Rausseo el 07/03/2019

Según John Gray, autor de “Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus”, el objetivo del libro es otorgar a las parejas una guía práctica para mejorar la comunicación.

Alguien dirá: “Pero eso es imposible a través de un simple libro”. Puede ser. Sin embargo, te invitamos a leer varios extractos que te demostrarán que el drama automático que montan las mujeres y las respuestas a la defensiva que utilizan los hombres, son el pan de cada día, un elemento cotidiano de la vida.

Los más curiosos

1. “En mi ausencia, se quedó sin píldoras. En lugar de llamarme a la oficina, le pidió a uno de mis hermanos, quien estaba de visita, que le comprara más. Sin embargo, mi hermano no regresó con las píldoras. Por consiguiente, pasó todo el día con dolor, encargándose de la recién nacida.
Yo no tenía idea de que su día había sido tan espantoso. Cuando regresé a casa, estaba muy trastornada. Malinterpreté la causa de su aflicción y pensé que me estaba culpando.

‘Me sentí dolorida todo el día… -dijo-, me quedé sin píldoras. ¡Estuve varada en la cama y a nadie le importa!’
Dije en forma defensiva: ‘¿Por qué no me llamaste?’
Respondió: ‘Le pedí a tu hermano, ¡pero se olvidó! Lo estuve esperando todo el día. ¿Qué se supone que tengo que hacer? Apenas puedo caminar. ¡Me siento tan abandonada!’

En ese momento exploté. No tenía mucha paciencia. Estaba enojado porque no me había llamado, y furioso luego de echarme la culpa cuando yo ni siquiera sabía que estaba dolorida. Después de intercambiar algunas palabras duras, me dirigí hacia la puerta. Me sentía cansado, irritable, y no estaba dispuesto a seguir escuchando. Ambos habíamos alcanzado el límite” – Introducción.

2. “-Esta casa es siempre un lío-, traducido al marciano, significa: ‘Hoy quisiera relajarme pero la casa está muy desordenada. Me siento frustrada y necesito un descanso. Espero que no pretendas que lo limpie todo. ¿Me ofrecerías una mano para limpiar?’
Sin esa traducción, un hombre puede llegar a escuchar: ‘Esta casa es un lío por tu culpa. Yo hago lo posible por limpiarla y antes de terminar, tú la desordenas de nuevo. Eres un indolente y no quiero vivir contigo a menos que cambies’ ”. – Capítulo “Cuando hablan las venusinas”.

3. “-Estoy bien-, traducido al venusino, significa: ‘Estoy bien porque estoy enfrentando con éxito mi problema. No necesito ayuda. En caso de necesitarla, la pediré’.
Sin esta traducción, una mujer puede llegar a escuchar: ‘No me importa lo que ocurrió. No es un problema importante para mí. Aún cuando te perturbe a ti, no me importa’ ”. – Capítulo “Cuando hablan los marcianos”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com