El adivino. Relato de la tradición oral rusa

Este relato se lo contaron los más viejos a los más jóvenes durante siglos en las aldeas de toda rusa, y habría desaparecido con la occidentalización de ese país en el siglo XIX si no hubiera sido por el meritorio trabajo de Aleksandr Nikoalevich Afanasiev, floclorista que dedicó años a recoger cientos de historias tradicionales para que estas vencieran el tiempo y siempre fueran recordadas. Aunque la autoría de cuentos como el siguiente siempre permanecerá desconocida, fue Afanasiev el primero que los escribió haciéndolos trascender de la tradición oral.