Duplicados. Un cuento de James Joyce

Este cuento pertenece al libro «Dublineses», en el que James Joyce desnuda de todas las formas posibles a su sociedad. Al igual que en el «Ulises», este autor no ocultó nada sobre lo que realmente era su Dublín natal, y lo hizo de una forma que aún hoy en día sigue siendo universal.

El gigante egoísta. Por Oscar Wilde

Este es uno de los cuentos para niños más famosos de Oscar Wilde, quien supo llevar el inglés a una nueva escala de belleza con sus narraciones preciosas y nos empujó a los habitantes de todos los idiomas a querer volver a la niñez o al menos a la inocencia para poder ser dignos de lo hermoso.

Una modesta proposición. Por Jonathan Swift

Lo que usted está a punto de leer es una sátira que el autor de «Los viajes de Gulliver» escribió con el título original de «Una modesta proposición para prevenir que los niños de los pobres de Irlanda sean una carga para sus padres o el país, y para hacerlos útiles al público». Ante la indiferencia de sus compatriotas por el grave problema de desigualdad que atravesaba el país, el planteamiento es simple: que los campesinos vendan a sus hijos a los terratenientes para que estos últimos se los coman. Aunque el chiste le pareció a aquella sociedad de muy mal gusto, con el tiempo quedó claro que era lo que realmente les faltaba por hacer, pues la indiferencia de los políticos hacia los más pobres es la misma que se ve en pleno siglo XXI.

Dos galanes. Un relato de James Joyce

James Joyce escribió «Dublineses» queriendo mostrar un episodio de la historia moral de su país. Escogió Dublín, porque, a su juicio, la capital mostraba mejor que cualquier otra ciudad la parálisis mental y moral de toda la nación. El siguiente relato de ese libro lleva por título «Dos galanes», y narra cómo dos estafadores engañan a una doncella para robar a su jefe. La invitación es a que lo disfrute porque, contiene elementos realistas, naturalistas y burlones que vale la pena rescatar.