El asombroso estafador que vendió la Torre Eiffel

Hay personas tan carismáticas que asustan, otras tan talentosas que provocan envidia a su alrededor. Víctor Lustig tenía las dos cualidades, por eso se convirtió en el más grande estafador de todos los tiempos.