Un cuervo. Por Ednodio Quintero

Habían dejado mi ataúd a la intemperie, a merced de los pájaros carroñeros, que no eran precisamente aves caroreñas ?te […]