Siete mujeres de la Biblia consumidas por su propia maldad

Por redaccionnyl el 09/04/2019

Las palabras de Lady MacBeth para hacer que su esposo obrara con maldad debieron salir de la cabeza de Shakespeare tras una revisión de las mujeres de la Biblia, pero no de las buenas sino de las malvadas.

Es que hay similitudes. De hecho, la maldad de algunas mujeres bíblicas es tan grande que ha inspirado cientos -quizá miles- de personajes a lo largo de la historia.

Pero, ¿quiénes fueron? ¿Qué hicieron para lograr ser vistas como malvadas por los siglos de los siglos? A continuación, un repaso por las vidas y sobre todo por los actos crueles de estas fieras.

7. Dalila

Siete mujeres de la Biblia consumidas por su propia maldad

Samsón fue bendecido por Dios con una fuerza extraordinaria. Dalila lo sedujo y le pidió una y otra vez que le revelara su punto débil con el secreto motivo de hacer que sus enemigos lo destruyeran. En Jueces 16:16 puede leerse: «Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia».

Una y otra vez Sansón le dio falsas respuestas y siempre llegaban los filisteos a atacarlo, pero él los aniquilaba. Tanto insistió Dalila que Samsón le dijo que su secreto era el cabello. Ella se lo cortó y los filisteos lo capturaron, le arrancaron los ojos y lo exhibieron en su ciudad. Allí Samsón, arrepentido, pidió al Señor sus fuerzas una vez más para derrumbar con sus manos las columnas de las que estaba encadenado. Murió Samsón junto a sus enemigos los filisteos.

6. La esposa de Job

Siete mujeres de la Biblia consumidas por su propia maldad

Cuando Dios permitió que Satanás le quitara todo a Job menos la vida, la esposa de este le dijo: «¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete».

En un solo día Job perdió todas sus riquezas, murieron sus 10 hijos y se quemaron sus propiedades. Pero nunca maldijo a Dios. En cambio, cuando ya no aguantó la enfermedad en su piel que había recibido, maldijo el día de su propio nacimiento. En ese momento, desde un torbellino Dios le dijo palabras que siguen siendo un misterio por su inconmensurable profundidad.

5. La prostituta que trató de engañar a Salomón

Siete mujeres de la Biblia consumidas por su propia maldad

Dos mujeres fueron a pedir el juicio del rey Salomón. Una acusaba a la otra de haberse dormido accidentalmente sobre su hijo y haberlo matado para después cambiarle el hijo en la noche. Salomón dijo: pues partamos al niño a la mitad y que cada una se quede con un pedazo.

Una de las mujeres dijo: «¡Ah, señor mío! Dad a esta el hijo vivo y no lo matéis» Pero la otra espetó: «Ni a ti ni a mí,¡partidlo!». Salomón entonces supo que la segunda era la mentirosa y la mandó a matar para darle el bebé a la primera.

4. Atalía

Siete mujeres de la Biblia consumidas por su propia maldad

Tras la muerte de su hijo, el rey Ocozías, Atalía mató a sus propios nietos y a toda las descendencia real para quedarse con el trono. Incluso a bebés. Reinó durante siete años. Luego un sacerdote presentó a Joás como heredero legítimo. En ese momento Atalía fue escoltada afuera del templo y muerta al instante.

3. Gomer

Siete mujeres de la Biblia consumidas por su propia maldad

Su maldad fue perdonada, pero la historia vale la pena ser contada. Dios dijo a Oseas: Ve, ama a una mujer amada de su compañero, aunque adúltera, como el amor de Jehová para con los hijos de Israel, los cuales miran diosas ajenos y aman tortas de pasas».

Cumpliendo la instrucción de Dios, Oseas se casó con una mujer adúltera: Gomer. Ambos tuvieron tres hijos. Pero luego Gomer lo dejó por otro hombre.

El Señor quería que el pueblo de Israel viera en el amor de Oseas por Gomer un ejemplo del amor que Él siente por su pueblo. Finalmente Oseas pudo comprar a su propia esposa y ella regresó a casa.

2.Jezabel

Jezabel incitó una y otra vez a su esposo Acab a hacer lo malo delante de los ojos de Jehová. Además llevó al reino la adoración a Baal, la brujería y las depravaciones sexuales.

Jezabel también mandó a asesinar a cientos de profetas de Dios y supervisó el asesinato de Nabot. Tal y como había sido profetizado, murió pisoteada por caballos y su cuerpo despedazado por los perros».

1. Herodías

Llegó a decirse que ella fue la encarnación del mismo Satanás. Fue una princesa que estuvo casada primero con Herodes Filipo I, su tío, y después con el hermano de éste, Herodes Antipas.

Tuvo una hija llamada Salomé, a quien puso a bailar delante de su marido. Tan complacido quedó el tetrarca que le dijo que pidiera lo que quisiera. Herodías le dijo a su hija que pidiera la cabeza de Juan el Bautista. Herodes Antipas tuvo que aceptar a regañadientes y así fue como murió el hombre que bautizó a Jesús de Nazaret.

Herodías también fue partícipe del arresto de Jesús. Su nombre ha sido sinónimo de maldad durante siglos.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com