Siete datos sobre la vida de los Samuráis que, por ley, debes conocer

Por redaccionnyl el 11/08/2020

Los Samuráis fueron los guerreros más famosos de toda Asía y del mundo.

Su honor y determinación les valía para destacar como grandes entre grandes.

Por esa razón, te mostraremos siete datos sobre la vida Samurái que, por ley, debes conocer.

El código Samurái

Los Samuráis tenían un código de conducta llamado «Bushido», el cual se componía de siete virtudes: justicia, coraje, benevolencia, honor, lealtad honestidad y cortesía.

Armas Samuráis

Los guerreros Samuráis disponían de varias armas que usaban en los combates.

Un Samurái siempre estaba armado y tres de sus imprescindibles armas eran; “Katana“, “Wakizashi” y «Tantō«, siendo esta primera, la más importante.

Su atuendo

Los Samuráis contaban con distintas vestimentas.

La ropa que utilizaban normalmente era un kimono, una hakama y unas sandalias de madera.

Su formación

Los Samuráis sólo se dedicaban a servir a sus señores en batalla, pero también a entrenar el manejo de la espada.

Sin embargo, no sólo vivían del arte de la guerra, sino también de distintas disciplinas como la ceremonia del té, la caligrafía, la meditación e incluso los arreglos florales.

Su ritual para el suicidio

Algo muy importante para los Samuráis era su honor.

Cuando un Samurái sentía que su honor había sido manchado o que había deshonrado a su señor faltando alguna de las reglas, estos recurrían al “Seppuku” o “Harakiri“.

Este era un ritual en el que debían quitarse la vida de rodillas clavando un puñal en su abdomen.

Los Samuráis vagabundos

Durante el período del Japón feudal, incluso luego, existieron estos Samuráis vagabundos llamados “rōnin».

Estos, por motivos deshonrosos, caían en la miseria.

Debían vivir como ex-Samurái, sin pertenecer y servir a ningún señor.

Eran mayormente contratados como mercenarios, siendo Miyamoto Musashi el rōnin más famoso, pues dejó su huella en la historia de Japón.

La homosexualidad entre los Samuráis

Entre los Samuráis normalmente no había prejuicios contra la homosexualidad, ya que por muchos años dentro de la milicia existían prácticas como el “Shudō“, en la que un joven Samurái aprendiz debía mantener una relación amorosa por varios años con otro hombre de rango superior, quien lo entrenaría especialmente para que fuera un buen guerrero.

No obstante, durante el comienzo de la era Meiji en 1868, Japón se abrió poco a poco a la influencia occidental y estas prácticas homosexuales comenzaron a ser sancionadas. 

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com