Shanelly, la consentida de la cumbia ecuatoriana (+fotos)

Por sensualidad el 09/02/2020

Shanelly, cantante ecuatoriana de cumbia, nació en Guayaquil y desde muy pequeña soñaba con ser artista e imaginaba ser como Lucerito, Karina o una de las integrantes del grupo Flans.

Su familia era pobre, fue criada por su madre y por su abuelita colombiana, quien con su forma de hablar la hacía reír y bailar las cumbias, de ella heredó el gusto por un buen café caliente y la rumba.

El encuentro con la música fue espontáneo y muy tierno, cuando era pequeñita ayudaba a su abuelita pelando hojas de choclo para darles de comer a los cuyes que criaban en casa, estos animales debían ser vendidos y así obtenían algo de dinero para parar la olla como decía la abuelita.  Mientras la pequeña Shanelly alimentaba a los cuyes, se ponía a cantar, así se divertía viendo como comían los animalitos, pero a su vez sentía miedo al ver tantos.

La infancia de Shanelly, aunque fue pobre, también fue feliz, su familia siempre tuvo muchos animales y como ella era muy colaboradora, le gustaba dar de comer a los patos, al mono Martin, y observar a la gran tortuga galápago que su abuelito trajo un día a la casa. Eso lo recuerda como si fuese ayer.

Su abuela colombiana, no sólo le enseñó el sabor del baile y de la música, también el de la cocina y como a Shanelly siempre le gustó ayudar también atendió el negocio familiar. Su abuelita vendía arroz con menestra y carne, de allí se convirtió en comida preferida.

El sueño de ser una artista siempre estuvo ahí guardado con ella, porque no tenía las posibilidades económicas para tomar clases o tener profesores particulares. Cuando alguien la escuchaba cantar, la elogiaban, le decían cosas buenas y su imaginación volaba,  así se estaba empezando a construir el sueño de su vida. En la adolescencia tomó clases de danza y actuación. Estudió Comunicación Social en la Universidad de Guayaquil y se incorporó como Licenciada, ejerció la profesión como periodista, reportera, locutora y presentadora, tanto en prensa, radio y televisión. En este medio llegó a tener su propio programa, VOCES, un magazine sobre turismo, tecnología, música, cine, cultura, etc. Aunque lo hizo bien, eso no la llenaba del todo.

Cuando conoció el campo de las relaciones públicas, y la promoción de artistas empezó a sentir que se acercaba el momento esperado.  El Universo rearmó su vida como un nuevo rompecabezas, poniendo en su camino a las personas indicadas, en los momentos oportunos,  y es allí donde afloran sus virtudes, el don de gente, carisma y simpatía. Fue haciendo nuevos amigos, estableciendo contactos, alianzas con esas personas que Dios puso en su camino para alcanzar el sueño esperado. Como Dios es perfecto, él sabe el momento más oportuno para hacer lo que realmente uno quiere ser. Una a una fueron apareciendo nuevas oportunidades, cerca y lejos de casa, retomó la actuación y empezó a hacer cortos, series y comerciales de tv.

Está segura de que su gente se sentirá identificada con la canción porque es una historia basada en la realidad, hecha con todo mi corazón, afirma. “Quiero que la canten, que se diviertan por un momento y por qué no, que recuerden sus amores también”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com