Seis poetas mujeriegos que fueron maestros de la seducción

Por redaccionnyl el 15/01/2018

Una vez derrotada la timidez, los intelectuales se pueden convertir en un peligro para la estabilidad emocional de su entorno. Sobre todo los poetas porque saben cuáles palabras deben usar para causar los efectos que buscan. Aquí hablaremos de poetas mujeriegos.

A lo largo de la historia hemos visto poetas que se dedicaron a sus letras de forma casi exclusiva. Pero también hemos sabido de otros mucho menos solitarios y más dados a los placeres de la carne.

Claro que son patéticos los poetas que solo escriben para ver con quién se acuestan. Aunque menos patéticos que los que escriben para adular a algún gobernante o caudillo o a algún movimiento político.

De todas formas, los poetas que aquí nombraremos fueron realmente buenos en su oficio (y solo aprovecharon sus virtudes para que el amor nunca les faltara).

Pablo Neruda

Federico García Lorca lo espió una vez mientras lo hacía con una intelectual en una torre. Desde que se fue a Rangún como cónsul casi adolescente, las mujeres tuvieron especial interés en él. Ni siquiera tan en el fondo, todos sus poemas parecen tener el objetivo de seducir a las mujeres. Por eso la fama le llegó rápido y sin mayor esfuerzo que escribir poemas que hasta parecían útiles para que los enamorados los leyeran.

Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar al hijo del fondo de la tierra.

Oliviero Girondo

Era el más famoso Playboy argentino en los círculos intelectuales. Fue capaz de inventar nuevos idiomas que solo iban a existir en un solo poema breve. Se casó con Norah Lange, una escandinava que le quitó al tímido de Jorge Luis Borges en una fiesta.

Mi Lu
mi lubidulia
mi golocidalove
mi lu tan luz tan tu que me enlucielabisma
y descentratelura
y venusafrodea
y me nirvana el suyo la crucis los desalmes
con sus melimeleos
sus eropsiquisedas sus decúbitos lianas y dermiferios limbos y
gormullos

Julio Cortázar

Quizá usted lo conozca por sus cuentos breves o por alguna novela, pero Cortázar también era poeta. También, uno de los más grandes seductores del siglo XX. Era un malabarista de la conversación. Un enamorador. Hacía de lo práctico poesía y le exprimía belleza a lo más mundano de lo cotidiano.

Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo.
Lo que me gusta de tu sexo es la boca.
Lo que me gusta de tu boca es la lengua.
Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.

Octavio Paz

Era su hija Helena Paz la que principalmente lo acusaba de mujeriego. No había una relación entre ambos porque la mujer decía que su padre la había abandonado por andar con mujeres. Fueron muchas las mujeres de la vida de Octavio Paz, pero las más notorias fueron Elena Garro, madre de su hija; Bona Tibertelli de Pisis, pintora; y la francesa Marie José Tramini.

Nace de mí, de mi sombra,
amanece por mi piel,
alba de luz somnolienta.

Paloma brava tu nombre,
tímida sobre mi hombro.

Leonard Cohen

Cuando era adolescente hipnotizó a la criada de su casa para que se quitara la ropa. Leonard Cohen vivió su vida al extremo de todo. No por casualidad fue un judío convertido al budismo. Dicen que pasó la mitad de su larga vida entre las sábanas de una cama junto a una mujer.

Tu pelo rubio
es mi forma de vivir-
¡aplastado por la luz!

La impresión de tu boca
es la marca de nacimiento
que hay sobre mi poder.

¡El amarte
es vivir
mi diario ideal

que he prometido
a mi cuerpo
no escribir nunca!

Charles Bukowski

La autodestrucción de Bukowski incluía la banalización del sexo. Al menos así pensamos para jugar a que no era solo un borracho con una mente brillante. Durante su juventud fue un tipo bastante feo, pero la fama le quitó la fealdad y lo hizo atractivo aun cuando ya el tiempo le había comenzado a desgastar el cuerpo.

Tienes que cogerte a muchas mujeres
bellas mujeres,
y escribir algunos poemas de amor decentes
y no te preocupes por la edad
y los nuevos talentos.
Sólo toma más cerveza, más y más cerveza.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com