Seis poemas cortos de Wang Wei que contienen todo el universo

Por redaccionnyl el 26/02/2018

Wang Wei avanzó en la política chica a mediados del octavo siglo de nuestra era. Simultáneamente se convirtió en un famoso poeta, pintor y músico de la Dinastía Tang.

Lea también: Tres cuentos de la tradición oral china para contener el aliento

Cuando una rebelión hizo que cambiaron los rostros del poder, Wang se hizo pasar por sordo para no servir a los insurrectos. Luego retomó su cargo como funcionario y, tras la muerte de su esposa, se abrazó el budismo para apartarse a vivir como un ermitaño. Por eso la posteridad lo ha conocido como «el Buda Poeta».

Sus poemas narran la belleza de la naturaleza y, tras una segunda mirada, la forma en la que cada detalle de la vida contiene el todo. Para entenderlo mejor hemos seleccionado los siguiente seis poemas.

Parque de los venados

Colinas vacías, nadie a la vista
Solamente ecos de voces humanas-
Con la luz regresando al bosque profundo
La cima del musgo verde se enciende de nuevo.

El hueco del Muro Meng

Nuevo hogar este Muro Meng
Viejos árboles -algunos sauces murientes aún-
¿Y quién vivirá aquí en el futuro
Para afligirse en vano por aquel que le precediera aquí?

Casa de madera de damascos

Damascos rectos y ásperos cortados para hacer los tirantes
Fragantes juncos tejidos para hacer el techo
Tal vez las nubes se forman en estas vigas
Y van y hacen la lluvia entre los hombres.

Al perfecto Chang

Mi otoño: entro en la calma,
Lejos el mundo y sus peleas.
No más afán que regresar,
Desaprender entre los árboles.
El viento del pinar abre mi capa,
Mi flauta saluda a la luna serrana.
Preguntas, ¿qué leyes rigen “éxito” y “fracaso”?
Cantos de pescadores flotan en la ensenada.

Lamento por Hao Jan

Nunca volveré a ver a mi viejo amigo.
Día tras día las aguas del Han fluyen hacia el este.
Aún si preguntara por el anciano, las colinas
Y los ríos parecerían estar vacíos en Caizhou.

Un adiós

Nuestra despedida en estas colinas ha terminado
El sol se pone y yo cierro mi puerta
La primavera será verde otra vez el año que viene.
¿Volverá también mi buen amigo?

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com