Sacan del mercado el disfraz sugerente de “The Handmaid’s Tale”

Por Isa Velásquez el 23/09/2018

El minorista en línea Yandy dejó de vender el viernes su disfraz de Halloween de “The Handmaid’s Tale” ante los reclamos de personas que le decían que no había nada sexi en oprimir a las mujeres.

El vestido consistía en un minivestido rojo ceñido a la piel, una larga capa roja y un bonete blanco. Con lo de moda que está la serie, se supone que sería uno de los grandes éxitos de las próximas fiestas de disfraces.

Sin embargo, mucha gente comenzó a quejarse porque ese disfraz representa en la serie de Hulu algo muy diferente a lo que nuestra sociedad debe entender como sexi.

En la serie basada en el libo de Margaret Atwood, retrata un futuro distópico donde las criadas son asignadas a familias de élite y preparadas como esclavas sexuales que son embarazadas y obligadas a encargarse de los hijos de sus señores, que tienen una esposa real de su misma clase social.

Las reacciones

El disfraz que vendía Yandi incluía una descripción que dice: “Ha surgido un futuro distópico perturbador donde las mujeres ya no tienen voz. Sin embargo, decimos ser audaces y decir lo que piensan con este exclusivo disfraz de Brave Red Maiden”.

A través de distintas redes sociales, personas de todas partes atacaron el disfraz.

“Ahora estamos más allá de la sátira. No hay nada como luchar contra el patriarcado sexualizando un programa sobre misoginia y violación”, escribió Zoe Margolis en Twitter.

Por su parte, Amy Louise, dijo: “Sí, esto es lo que faltaba en la historia de la doncella: más piernas”.

Ante las críticas generalizadas, Yandy dejó de vender el traje y emitió un comunicado diciendo que su intención no era ofender.

“En las últimas horas, se ha vuelto obvio que nuestro ‘Yandy Brave Red Maiden Costume’ se ve como un símbolo de la opresión de las mujeres, en lugar de una expresión del empoderamiento de las mujeres. Esto es desafortunado, ya que esa no era nuestra intención en ningún nivel”, dijo la compañía.

“Nuestra inspiración inicial para crear la pieza fue al presenciar su uso en los últimos meses como una poderosa imagen de protesta”, agregó Yandy, refiriéndose aparentemente a las mujeres vestidas de siervas en la audiencia de confirmación de la Corte Suprema de Brett Kavanaugh a principios de este mes.

Desde su publicación en 1985, la novela de Atwood ha inspirado a mujeres de todo el mundo que protestan por una variedad de cuestiones, incluido el acoso sexual, el derecho a un aborto y la atención médica adecuada.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com