¿Realmente Haruki Murakami podría merecer un Nobel de Literatura?

Por redaccionnyl el 05/10/2017

La Academia Sueca anunció que Kazuo Ishiguro era el ganador del Premio Nobel de Literatura 2017 y los hipsters enfurecieron por enésimo año consecutivo. ¿Cuándo se lo van a dar a Haruki Murakami? De hecho el nombre de el autor japonés favorito de esta generación estaba como trending topic desde antes del amanecer porque la gente no dejaba de soñar con que al fin se lo dieran, pero no. Y la verdad es que difícilmente pueda conseguirlo alguna vez.

Mario Vargas Llosa, quien ganó el anhelado premio en 2010, cree que Murakami es “frívolo y profundamente superficial”, por lo que prefiere mantenerse alejado de sus libros y no apoya ni un poco a quienes creen que debe ser ensalzado con un premio tan importante.

Sin embargo, al japonés se le conoce como “el eterno candidato al Nobel”. Ese título, que durante décadas ostentó Jorge Luis Borges, podría sonar pesado para un escritor que parece más un producto de marketing que un sabio.

Por otra parte, no son pocos los críticos que creen que la obra de Murakami es igualita siempre. De hecho, la periodista Lara Hermoso dice que el japonés realmente ha escrito la misma novela una y otra vez:

“Una voz masculina que narra en primera persona, un triángulo amoroso, un corazón roto, un amor que permanece por encima del bien y del mal y de la vida y la muerte. No es una canción de Alejandro Sanz, es lo que pasa en todos los libros de Murakami. A eso súmenle que hay un gato, porque el gato es la mascota de los hipsters, y este encima es un gato que habla. Un gato mágico. Y en todas las novelas del japonés se juega con lo mágico, con lo onírico. Hay un pozo negro imaginario en el que se hunde uno de los personajes, pero también hay una búsqueda eterna de la salvación. Una huida hacia adelante”.

La misma Hermoso, en un artículo para Jot Down, dice que los personajes de Murakami hablan de Marx, de Nietzsche o de los hermanos Karamázov solo para que los lectores hipsters occidentales se sientan reconfortados al creer que tienen una amplia cultura general por entender las referencias.

Pero hay quienes son más duros. Por ejemplo, Ana Matellanes cree que Murakami es un autor de best-sellers infiltrado en la literatura de calidad. Asegura que tiene el mismo código narrativo que el de las novelas comerciales y que sus lectores se autoengañan para creer que están consumiendo la vanguardia de la literatura narrativa japonesa cuando están leyendo letras facilongas con mucho marketing.

Precisamente de marketing hay que hablar. Murakami escribe una novela durante un montón de tiempo, cuando dice que está lista ofrece unas declaraciones muy breves, cuyas palabras están contadas y todo, para generar la intriga y garantizarse las superventas. De hecho, ese misterio hace que la gente compre el primer día del estreno hasta más de un millón de ejemplares.

Claro que la Academia Sueca no es que les dé los premios siempre a los mejores, pero con tamañas características solo se puede sentir pánico de que alguna vez se lo den a Murakami con tantos autores que se han quedado fuera.

La receta Murakami

En el blog de Lector Mal Herido está la fórmula precisa usada por Murakami para cada uno de sus libros. Si lo duda, abra uno, léalo y compárelo con cualquier otro, porque se encontrará siempre con esto:

1. Dos personajes protagonistas; un hombre y una mujer.

2. Un adolescente (hombre o mujer) rarito.

3. Sexo cada 50 páginas. Los hombres entran a él como idiotas y las mujeres son frías y lanzadas y parece que les hacen un favor a los hombres por comerles la polla, dejarse penetrar o hacerles una paja.

4. Cosas raras.

5. Todo personaje es descrito físicamente; todo personaje, cuando cambia de ropa, es descrito en su indumentaria. Todo personaje que come ve detallado qué come y qué bebe. Absolutamente todos y siempre. Si de algún personaje no se dice qué ropa lleva, es que va desnudo y está follando.

6. Cultura. Siempre encontrarán referencias a libros, música, cine y artes plásticas en una obra de Murakami. Y siempre serán referencias de Trivial o, incluso, de esos tests que vienen en los sobrecitos del azúcar. Cosas como quién descubrió América. En esta novela:George Orwell, Chejov, Steve McQueen, Jeff Beck, Telemann, La huida, El gran Gatsby, Los hermanos Karamazov…

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com