Plena mujer, manzana carnal, luna caliente. Por Pablo Neruda

Por redaccionnyl el 18/10/2018

Pablo Neruda hablaba como flotando. Desde que publicó «Veinte poemas de amor y una canción desesperada» a los 20 años se volvió tan célebre que ya nunca volvió a ser Ricardo Reyes (su nombre real).

Por eso hasta su voz de trocó en mito incluso para la vida cotidiana. Basta con escuchar algunos de los audios que están contenidos en Internet. Eso sí, también era un amante desesperado. No tenía frenos, y su seducción siempre comenzaba con poemas como este.

Plena mujer, manzana carnal, luna caliente

Plena mujer, manzana carnal, luna caliente,
espeso aroma de algas, lodo y luz machacados,
qué oscura claridad se abre entre tus columnas?
Qué antigua noche el hombre toca con sus sentidos?

Ay, amar es un viaje con agua y con estrellas,
con aire ahogado y bruscas tempestades de harina:
amar es un combate de relámpagos
y dos cuerpos por una sola miel derrotados.

Beso a beso recorro tu pequeño infinito,
tus márgenes, tus ríos, tus pueblos diminutos,
y el fuego genital transformado en delicia

corre por los delgados caminos de la sangre
hasta precipitarse como un clavel nocturno,
hasta ser y no ser sino un rayo en la sombra.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com