El difunto yo. Un cuento de Julio Garmendia

Desde los años cincuenta su obra comenzó a ser revalorizada. A través del cuento fantástico, el cual cultivó en sus dos colecciones de relatos: La tuna de oro (1951) y La hoja que no había caído en su otoño (1979). A continuación otra belleza: “El difunto y yo”.