Origen de la fotografía erótica en Latinoamérica y Mel Ferreira como muestra del presente

Por redaccionnyl el 03/05/2017

La historia de la fotografía erótica en Latinoamérica comienza en Brasil con imágenes de mujeres indígenas usadas inicialmente para la antropología, pero que además tenían un talante estético que permitió que se propagaran por el mundo no científico.

La idea de que estas fotografías tenían un perfil erótico surge, por un lado, a partir de la comercialización en Europa de las postales y por otro, la recurrencia de ciertas modelos, o poses. Los europeos de esta época veían la desnudez de los indígenas como algo fascinante pero al mismo tiempo perturbador. La represión y las multas a quienes las comercializaban, como así también a los fotógrafos, sacó de circulación gran parte de estas imágenes.

Lo cierto es que las autoridades sospecharon rápidamente de este mercado de fotografías, que en su mayoría eran retratos de mujeres jóvenes. De la sospecha se pasó a la represión directa; en ciudades como Londres y París, se confiscaron enormes cantidades de material sexualmente sugestivo, además de la encarcelación o enormes multas contra los fotógrafos que reprodujeran esas imágenes y los comerciantes que las hacían circular.

Hoy el mundo ha cambiado una barbaridad y prueba de ello son las millones de fotos que abarrotan la Internet con material asombrosamente explícito, pero habrá que decir que entre tanta imagen directa hubo que dar un giro hacia lo hermoso y el arte finalmente floreció. Por eso existen fotos como las que usted está a punto de ver.

El fotógrafo brasileño Edson Oliveira es uno de esos artistas latinoamericanos que nada envidian a los de Estados Unidos. Si visión detallista, sutil y a la vez impactante de la fotografía femenina lo ubica entre los casos de talento a tomar en cuenta en el continente.

Las siguientes fotos se las tomó Oliveira a la preciosa Mel Ferreira, modelo también emergente con un potencial considerable en el mundo de la moda brasileña, que contra todo pronóstico tiene su cuenta en Instagram bloqueada para curiosos.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com