El niño que era amigo del demonio. Por Ana María Matute

Por redaccionnyl el 09/09/2018

El niño que era amigo del demonio
El niño que era amigo del demonio

Cuando descubrimos la prosa de Ana María Matute, lo primero que notamos es que es lírica y profundamente práctica. Así también son sus personajes. En el siguiente cuento, «El niño que era amigo del demonio», se demuestra eso.

El niño que era amigo del demonio

Todo el mundo, en el colegio, en la casa, en la calle, le decía cosas crueles y feas del demonio, y él le vio en el infierno de su libro de doctrina, lleno de fuego, con cuernos y rabo ardiendo, con cara triste y solitaria, sentado en la caldera.

“Pobre demonio -pensó-, es como los judíos, que todo el mundo les echa de su tierra”. Y, desde entonces, todas las noches decía: “Guapo, hermoso, amigo mío” al demonio. La madre, que le oyó, se santiguó y encendió la luz: “Ah, niño tonto, ¿tú no sabes quién es el demonio?”. “Sí -dijo él-: sí: el demonio tienta a los malos, a los crueles. Pero yo, como soy amigo suyo, seré bueno siempre, y me dejará ir tranquilo al cielo”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com