Nicolette Shea y la rara condición de parecer de plástico

Por redaccionnyl el 23/04/2018

Parecer de plástico. Tan solo decirlo suena fuerte, pero es la dura realidad. Ojo: si esto existe es porque a alguien le gusta. Hablamos no de la existencia personal de Nicolette Shea sino de lo que hizo con su cuerpo.

Es obvio que no siempre fue así. Ya tenía tiempo dedicada a mostrarse y a que le dieran frente a las cámaras. Pero, para evitar que la gente se aburriera de ella, exageró consigo misma. Implantes obvios y cuanta cirugía se le pueda ocurrir a quien sea completan a una mujer que parece más muñeca hiperrealista que otra cosa.

¿De dónde salen estos gustos? La exageración es propia de los reinos tropicales. Luego se masificó por culpa de la publicidad y de la costumbre de encumbrar a los cantantes de reguetón con todo y sus gustos.

Surge así un tipo de provocación que en nuestras mentes no entra porque somos gente decente. Sin embargo, no estamos libres de que nos guste. Si la vemos bien durante el tiempo necesario, comenzamos a verla atractiva. No nos aguantamos. Tampoco entendemos. Es un sentimiento raro. Nos perturba y nos persigue. ¿Será que somos en el fondo reguetoneros? ¿Será que la fantasía de la muñeca de plástico nos penetró? Seguramente no.

Nicole nació en 1986 en Nevada. Como le dijimos, no siempre fue así. El tiempo la moldeó. La industria la moldeó. La industria y lo que ella creyó correcto. Es normal que la pobre no quería quedarse atrás ni un poquito. Aunque pobre nada: tiene la vida que tantas aspirantes quieren. Salgamos de esto y vamos a verle las fotos, que ya tanta habladera se pone aburrida.

Nicolette Shea y el plástico en su cuerpo

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com