Nelson Mandela: vigilante, oficinista y luchador

Por Valentina Rausseo el 16/08/2019

Con el transcurrir del tiempo, descubrimos capítulos increíbles en la vida de Nelson Mandela.

Aspectos que muchas personas ignoraban, e incluso, lo siguen haciendo. Por ejemplo, el hecho de haber fungido como oficinista y vigilante antes de convertirse en un luchador contra la discriminación racial.

En el año 1940, Mandela descubrió que su tutor le había arreglado un matrimonio para el cual no se sentía preparado; por esa razón, huyó a Johannesburgo, donde trabajó como vigilante nocturno y como oficinista en una firma legal.

Ahí aprovechó para continuar su bachillerato en leyes (por correspondencia) en la Universidad de Sudáfrica (UNISA) en 1941.

Al año siguiente, empezó la carrera de Derecho en la Universidad de Witwatersrand, donde se involucró directamente en el movimiento contra la discriminación racial.

En 1943, se unió al Congreso Nacional Africano (ANC), en el que conoció a Walter Sisulu, un sudafricano que se desempeñaba como agente inmobiliario y con quien (junto a Oliver Tambo y otros compañeros) y bajo el liderazgo del intelectual Anton Lembede, crearon la Liga de la Juventud en 1944.

Ese mismo año conoció a la mujer que sería su primera esposa hasta 1957, Evelyn Mase Ntoko, una enfermera prima de Sisulu, con la que tuvo cuatro hijos.

En 1947, Mandela fue electo secretario nacional de la ANC, y su compromiso con la política se intensificó, luego de que el Partido Nacional Afrikáner subiera al poder e introdujera el sistema Apartheid, un régimen de clasificación y rechazo racial, que restringió los derechos básicos de los negros.

Esto no fue impedimento para el alma luchadora de Nelson, quien continuó su batalla contra la discriminación racial y en 1949 aprobó un plan de la Liga de la Juventud que pretendía lograr una ciudadanía plena para todos los sudafricanos a través de huelgas, boicots, desobediencia civil y otras formas de protestas no violentas.

1951/52, época fuerte

Madiba se convirtió en presidente de La Liga, y colaboró en la dirección de la campaña para el «Desafío de las Leyes Injustas del Congreso Nacional Africano», la cual tenía como objetivo principal movilizar masas.

Viajó por todo el país organizando protestas contra políticas discriminatorias y promoviendo la «Carta de la Libertad», un manifiesto cuya característica principal era la demanda de igualdad de derechos, la democracia, la reforma agraria y los derechos humanos.

En esta misma época, junto a Oliver Tambo, abrió al primera firma de abogados de color en Sudáfrica.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com