Los verdaderos motivos por los que te encantaba Buffy, la cazavampiros

Por redaccionnyl el 23/11/2017

En 1996 Buffy Summers tenía 17 años y fue elegida princesa de la graduación y reina de la fiesta. Todo marchaba bien hasta que descubrió que era «la elegida». Su trabajo es entonces impedir que los vampiros, demonios y otros seres acaben con la humanidad. Es que ser la elegida es ser «la cazavampiros».

Eso era lo que ocurría dentro de la televisión en los años 90. Pero fuera, Buffy, la cazavampiros era la serie que ningún adolescente se perdía. La trama ya se la contamos más o menos, pero el verdadero motivo era la chica que interpretaba a Buffy: Sarah Michelle Gellar, una actriz que alcanzó el éxito a pulso y que tuvo en este su papel más memorable.

Buffy, la cazavampiros: el fenómeno

La serie fue tan exitosa que tuvo 145 episodios entre 1997 y 2003. La trama era buena, hay que decirlo, pero nada como la simpatía que despertaba la actriz. Dicen que la mayor cantidad de obsesionados estaba en Reino Unido, Australia y Estados Unidos. Pero en Latinoamérica Buffy también era un fenómeno.

En teoría, el personaje parecía diseñado para que las chicas adolescentes y niñas se inspiraran. Pero los varones se enamoraron y la audiencia no hacía más que crecer y crecer.

Ahora que la nostalgia nos embarga, tenemos una idea. Ojalá Netflix le haga un remake más oscuro para que los adultos que crecieron la puedan ver otra vez. Sería algo así como lo que pasó tantos años después y bla, bla, bla. Pero seamos sinceros, no tenemos voz ni voto en Netflix. Por eso nos conformaremos con recordar una serie de imágenes de episodios que nos marcaron y de momentos que nos enamoraron.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com