Los momentos lésbicos de los libros de Game Of Thrones que no pusieron en la serie

Por redaccionnyl el 31/10/2017

Para nadie es un secreto que la exitosa serie de HBO «Juego de Tronos» logra juntar a la perfección la acción, misticismo y sexo que tiene atrapados a millones de fans a nivel mundial.

La serie cuenta no solo con una rica historia de guerra y traición, sino que logra acoplar innumerables pezones, traseros e incluso penes, así como una sutil intriga sexual que rompe con el tabú.

Este proyecto no solo se centra en las tradicionales relaciones amorosas de hombres y mujeres, sino que también raya en la homosexualidad y el contenido lésbico.

Pero en el libro hay escenas de sexo lésbico que extrañamente la serie dejó pasar. Por ejemplo: Ellaria Arena y Yara Greyjoy; una relación que pudo haber sido consumada, pero que, como es costumbre en Juego de tronos, fue destruida por el fuego.

Ellaria es explícitamente bisexual en los libros y la serie, como su amante Oberyn Martell, y vemos a la pareja participar en una orgía con trabajadores sexuales de ambos sexos antes de que Tywin Lannister los interrumpiera bruscamente.

Aunque las escenas de Ellaria pudieran ser difíciles de ver (¡las Serpientes de Arena, los terribles acentos!), sus encuentros lésbicos se centraron en mujeres entusiastas y dueñas de sí mismas.

Yara (llamada Asha en los libros) no tiene relaciones explícitamente lesbianas en los libros, pero es descrito su encuentro sexual con Qarl la Doncella, un guerrero hijo del hierro que apoya su reclamo al Trono de Sal.

En la serie, sin embargo, la sexualidad de Yara es masculina debido a su linaje como hija del hierro: sabe lo que quiere y lo toma. Ella ha sido considerada la primera y única «lesbiana» de Juego de tronos, pero la actriz Gemma Whelan describe a su personaje como «pansexual».

En la serie, la sexualidad de Yara es masculina debido a su linaje como hija de hierro: sabe lo que quiere y lo toma. Ella ha sido considerada como la primera y única «lesbiana» de «Juego de tronos».

Cersei tiene una experiencia en el cuarto libro con una mujer proveniente de Myr llamada Taena Merryweather, esposa de Orton Merryweather, que sirvió en el consejo de Tommen y fue la Mano del Rey antes de renunciar y huir cuando Cersei fue encarcelada por los militantes de la Fe.

La escena sexual sirve para mostrar que Cersei se excita con la dominación y el dolor, y eso es suficiente para convertir a cualquier mujer queer en hetero. Una noche, Cersei pellizca el «pezón grande y oscuro» de Taena hasta que se despierta, y continúa haciéndolo hasta que Taena le dice: «Me estás haciendo daño». Como es costumbre, Cersei ignora su dolor y le responde: «Soy la reina, voy a reclamar mis derechos».

No había placer en ello, no para Cersei. Para Taena, sí… La reina deslizó un dedo en ese pantano de Myr, luego otro, moviéndolos dentro y fuera… Quería saber si sería tan fácil con una mujer como siempre había sido con Robert…, pensó, mientras deslizaba otro dedo en Myr. Ella jadeó algunas palabras en una lengua extraña, luego se estremeció otra vez, arqueó la espalda y gritó. Suena como si le enterrara los colmillos, pensó la reina. Por un momento imaginó que sus dedos eran los colmillos de un jabalí, y que desgarraba a la mujer de Myr de la ingle a la garganta. Aun así no era suficiente.

La escena sexual sirve para mostrar que Cersei se excita con la dominación y el dolor. Los Merryweather quedaron fuera de la serie para crear una mejor narrativa, así que esta escena nunca vio la luz, afortunadamente, ya que a esas alturas sabíamos lo insensible y ambiciosa que podía llegar a ser Cersei, y no necesitábamos actos lésbicos no consensuados para probarlo.

La trama lésbica de Dany tiene una dinámica de poder igual de extraña, pues el consentimiento no es del todo claro cuando se acuesta con su sirvienta, Irri. Khaleesi comparte cama con Irri, y mientras se masturba una noche, accidentalmente despierta a su sirvienta. Entonces Irri ayuda a su reina a llegar al clímax.

La sirvienta puso una mano sobre su pecho, luego se inclinó para tomar un pezón en su boca. Su otra mano se deslizó a través de la suave curva del vientre, a través del montículo de fino vello dorado y plateado, y entre los muslos de Dany. En poco tiempo sus piernas se retorcieron y sus pechos se alzaron y todo su cuerpo se estremeció. Entonces gritó.

Pero en la serie, Dany solo tiene una experiencia ambiguamente homosexual con Doreah, una esclava sexual convertida en sirvienta que fue contratada por su terrible hermano Viserys. En lugar de una candente escena de sexo lésbico, el momento tuvo que ver con un hombre, Khal Drogo.

Doreah estaba «entrenando» a Khaleesi para que el sexo con su marido fuera más tolerable, y la alentaba a aprovechar el poder de su vagina para complacer a su marido y mejorar su calidad de vida.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com