Los 20 frases cortas más impresionantes de “Moby Dick” de Herman Melville

Por redaccionnyl el 27/09/2017

El capitán Acab, un loco con el poder de arrastrar a los demás en su locura, se lanza tras la ballena blanca que encarna las potencias maléficas de este y todos los mundos. Esa historia tremebunda salió de la cabeza de Herman Melville para hacerse inmortal.

Hoy siguen apareciendo versiones, supuestas precuelas e historias que se desprenden de ese libro monumental. Sin embargo sabemos que la mayoría de la gente no lo ha leído y por eso hemos resuelto disponer a continuación las 20 frases que nadie olvidará del libro a parte de su inicial “Llamadme Ismael“.

1. Puedes dejarme ciego, pero entonces todavía podré andar a tientas. Puedes consumirme, pero entonces todavía seré cenizas.

2. Porque, hasta ahora, nunca se ha vertido en palabras o en libros todo lo que hay realmente en el hombre, de maravilloso y terrible.

3. Es mejor viajar con un buen capitán austero, que con un mal capitán sonriente.

4. Empresas humanas hay, para cuya realización un desorden bien meditado, constituye el verdadero método.

5. El diluvio de Noé persiste aún: cubre las dos terceras partes de este bonito mundo. ¡Qué indómito océano señorea el mundo!

6. Época en que si bien, según el Génesis, los ángeles se unieron a las hijas de los hombres, también los demonios, agregan no canonizados rabinos, se entregaban a amores mundanales.

7. La verdad necesita una fundamentación tan perfecta como lo exige la explicación del error.

8. La locura humana es frecuentemente la cosa más astuta y felina que haya. Cuando usted cree que se ha ido, no ha hecho más que transformarse en una forma áun más sutil.

9. Prolongados tragos, tan calientes como la pezuña de Satán.

10. Pero, mira, Starbuck, las coas que se dicen durante el acaloramiento luego se desdicen a sí mismas. Hay hombres cuyas palabras violentas no significan gran oprobio.

11. En este mundo no existe cualidad alguna que no proceda del contraste.

12. Su sencillez tranquila y concentrada parece fruto de una sabiduría socrática.

13. Alegría para quien no ceja en la verdad y mata, quema y destruye todo pecado aunque deba arrancarlo de debajo de la toga de senadores y jueces.

14. Si obedecemos a Dios, nos desobedecemos a nosotros mismos, y en esta desobediencia a nosotros mismos reside la dificultad de obedecer a Dios.

15. Hacer algo serenamente, equivale a hacerlo cortésmente.

16. ¿Quién no es esclavo?

17. La billetera no es mas que un trasto si no se guarda algo en su interior.

18. Si el Niágara fuera una catarata de arena, ¿viajarían ustedes miles de millas para admirarla?

19. Hay millares y millares de mortales absortos en ensueños de mar.

20. La aproximación de la muerte, coloca a todos los hombres al mismo nivel.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com