Los 10 errores que nunca debes cometer al contratar un seguro

Por Valentina Rausseo el 13/09/2019

Las redes sociales y la informática en general se han convertido en parte fundamental de nuestra cotidianidad. Es por eso que, al contratar un seguro, por ejemplo, podemos hacerlo desde la comodidad de nuestro sofá.

Sin embargo, debes estar atento, por eso te informaremos acerca de los 10 errores que nunca debes cometer al contratar los diferentes tipos de seguros.

1. Olvidarte de que estás celebrando un contrato:

Lee el contrato de seguro detenidamente. Recuerda que a través del mismo, estás salvaguardando tu patrimonio y el de tu familia.

Responde las preguntas y llena los datos del formulario electrónico cuidadosamente.

2. Desconocer quién está detrás de la propuesta de seguro:

Averigua toda la información que te sea posible acerca de la compañía aseguradora, el agente, el operador o el corredor.

No olvides que ellos son los interlocutores a quienes tendrás que acudir en un futuro en caso de que acontezca el riesgo asegurado.

3. Pensar que todos los seguros son iguales:

Cuando no tenemos ni la más mínima idea de cómo funcionan algunos procesos con respecto a este tema, solemos pensar: «¿Qué más da? ¡Todos son iguales!»

¡No! No todos los seguros son iguales aún cuando las aseguradoras suelen estandarizar por completo las ofertas.

4. No contrastar la información para hacer una buena elección:

Cuídate de toda la información que puedas encontrar en Internet, pues no sabes si quien la suministró, tiene total conocimiento en la materia, o más bien nulo.

Lo primero que debes hacer es investigar toda la información que puedas acerca del autor.

5. Elegir el seguro más barato:

¡Error! Se entiende que lo más común es, a la hora de adquirir un producto o servicio, buscar el más barato por cuestiones de economía, pero como bien dicen que «la calidad se paga«, debes saber que lo mismo ocurre con el seguro que estás adquiriendo.

No hay seguros iguales, por lo tanto, no hay precios iguales. Por lo cual, debes hacer un análisis detallado de las coberturas, prestaciones y características que te ofrece cada compañía aseguradora.

6. Ocultar información, hacerlo con ambigüedad, no definir el riesgo:

Se supone que el contrato de seguro estará basado en la buena fe de las partes que lo suscriben. Por consiguiente, dar información falsa, bien sea por descuido o por obtener mayores beneficios de la compañía, puede acarrearte problemas a la larga, y hacerte correr riesgos innecesarios.

7. No valorar correctamente los capitales asegurados:

Las dudas acerca de si es correcto el valor asignado a los bienes son muy normales. Pregunta a los profesionales y a los informantes y despeja las incógnitas.

Si valoras mal por ahorrar dinero en el recibo o sacárselo al seguro, vas mal.

Primero, porque cobrarás menos de indemnización ya que te aplicarán un infraseguro. Y segundo, tampoco cobrarás más porque te aplicarán un sobreseguro y nada más tendrás derecho al valor de la pérdida.

8. No saber qué cubre la póliza contratada:

Cuando contratas el seguro y te entregan la póliza, lo siguiente no debería ser guardarla en la guantera del auto o en cualquier gaveta en casa.

Tómate unos minutos para leer toda la póliza y analizar el contenido.

9. No pagar el recibo dentro del plazo:

Lo más recomendables es pensar que las coberturas del contrato de seguro se pagan por adelantado. Por lo mismo, debes tomar precauciones y tener disponible el importe de la prima cuando la aseguradora te pase el recibo de cobro.

10. Contratar un seguro en bolívares (u otra moneda con inflación):

Debes saber que, un contrato en bolívares venezolanos o en otra moneda cuyo país esté sufriendo los embates de la inflación, no tendrá el mismo valor más adelante con respecto al día en el que firmaste; incluso, puede tratarse hasta sólo de horas para que los valores se alteren. ¡Atento!

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com