Lo que hacían las brujas con los penes que arrancaban a los hombres

Por Verónica Martínez el 25/12/2018

En el siglo XV a un grupo de mujeres se les acusó de desaparecer los penes. Muchos afirmaron que los guardaban en nidos o los daban de comer a las cabras. Está es la verdad de lo que hacían las brujas con los penes que arrancaban a los hombres.

El mito de una misteriosa castración surgió con el Malleus Maleficarum, un manual escrito por Heinrich Kramer en el siglo XV. En este texto se le acusaba a varias mujeres de practicar la hechicería.

Lee también: La casa de la bruja. Por José Rafael Pocaterra

La mayoría de los crímenes que se le atribuían a las brujas se relacionaban con la sexualidad. La copulación con íncubos y abortos que provocaban tanto esterilidad como nacimientos fallidos. También se agrega a la lista el impedimento de relaciones sexuales entre hombres y mujeres bajo la unión del matrimonio.

Además de los crímenes antes descritos, el Malleus Maleficarum retoma un mito originario del Medievo: las brujas usan su magia para arruinar los órganos sexuales de los hombres. Las hechiceras privaron a los hombres de sus penes mediante una ilusión mágica. Así mismo, se menciona que separaban los penes de los cuerpos y los usaban como mascotas, o los daban como alimento a las cabras.

Guardaban los penes en nidos o daban de comer a las cabras

Kramer utiliza el ejemplo de un hombre que dedicó su tiempo a encontrar su miembro perdido. Se dice que el hombre castrado se acercó a cierta bruja, quien lo instruyó en escalar un árbol. Luego de esto se asomó a un nido donde habían muchos penes, y le permitió llevarse aquel que le gustara. Desgraciadamente su cuerpo rechazó el más largo que escogió, pues “le pertenecía a un sacerdote”.

No es novedad que para la sociedad de aquel momento, se describiera a las brujas como mujeres con “lujuria carnal». Las brujas de la antigüedad eran las mujeres que gozaban de su libertad y autonomía en una sociedad represiva.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com