Las raras reglas de León Tolstói para una vida feliz

Por redaccionnyl el 09/11/2017

El ruso León Tolstói es uno de los símbolos de esos escritores del siglo XIX que dictaban la moral de su tiempo. Particularmente Europa del Este se convirtió en algo así como el espejo del alma de muchas sociedades, quizá sin tantos méritos como la idolatría colectiva por algunos escritores nos ha hecho creer.

Pero es que este hombre siempre se creyó predestinado para decirle a la gente cómo es que deben vivir. De hecho se trató de meter en todos los aspectos de la vida porque estaba muy convencido de ser el mejor y más importante pensador de su época, y sobre todo el ser humano de mejor moral.

Lee también: ¿Qué es el arte? Por León Tolstói

Tal fue siempre su seguridad de ser el dueño absoluto de la verdad que a los 25 años, en 1853, escribió: «No he conocido a ningún hombre moralmente tan bueno como yo, o tan dispuesto a sacrificar todo por un ideal como yo».

Lo cierto es que la gente siempre le creyó, incluso cuando a los 18 años, y sin ningún tipo de experiencia en la vida, escribió sus instrucciones para una vida plena y feliz.

En el título dijimos que se trataba de reglas raras y usted dirá cuando comience a leer que la mayoría son de lo más normales, pero dese una oportunidad con este texto y sorprénsase al seguir leyendo.

1. Despertarse a las cinco de la mañana

2. Dormirse no más tarde de las 10 de la noche

3. Dos horas permisibles para dormir en el día

4. Comer moderadamente

5. Evitar alimentos dulces

6. Caminar 1 hora diario

7. Visitar un burdel sólo dos veces al mes

8. Amar a quienes les puedo servir de algo

No tomar en cuenta ninguna opinión pública no basada en la razón

9. Sólo hacer una cosa a la vez

10. No permitir vuelos de la imaginación, a menos de que sean necesarios

Más tarde el escritor se daría cuenta de que sus consejos no eran absolutamente perfectos y añadió estos otros.

11. No mostrar emoción

12. Dejar de darle importancia a la opinión que tienen los demás de mí

13. Hacer cosas buenas inconspicuamente

14. Alejarse de las mujeres

Suprimir la lujuria trabajando duro

Ayudar a aquellos menos afortunados

Llama la atención que alguien que se creyera digno de poder dar estos nobles consejos a la humanidad recomendara ir solo dos veces al mes al burdel, pues se abre la posibilidad de que se haya creído tan alto en su moral porque sus exigencias hacia sí mismo eran pocas.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com