Las diferencias entre el Thor mitológico y el Thor de Marvel

Por redaccionnyl el 02/04/2019

Marvel Comic se ha encargado de hacernos llegar a uno de los personajes más poderosos y carismáticos, si estamos hablando de Thor.

Su primera aparición fue en 1962 y es un ejemplo de cómo un héroe es capaz de adaptarse al cambio de los tiempos y seguir manteniendo su esencia.

Marvel se atreve con estas propuestas a mostrarnos personajes no blancos, no heterosexuales y no cisgéneros. Estos cambios también nos muestran una adaptación de la mitología nórdica más aceptable sobre Thor.

En esta versión, el Thor de Marvel no es una figura divina si no un “alien” de una esfera distinta, podemos considerar también al Thor nórdico una especie de “héroe” en cuanto a que protege a los débiles, tanto en el reino humano como en el divino, lucha en combate uno contra uno y pelea contra diversos monstruos.

A diferencia de la melena rubia y el rostro generalmente lampiño al que estamos acostumbrados, el Thor mitológico tendría la cabellera pelirroja y una barba poblada. Lejos de ser esto algo menor, la densidad de su barba tiene una importancia fundamental en la mitología nórdica, ya que se relaciona con la virilidad y la valía del guerrero. Aunque hemos podido ver a Chris Hemsworth con una barba bastante corta.

Otro punto a comentar sería todo aquello que concierne al martillo mítico que Thor utiliza como arma. En primer lugar, la necesidad de ser merecedor o no del nombre de Thor no tiene tanta influencia a la hora de esgrimir el martillo, pero sí la tiene el uso de una serie de accesorios: para utilizar su poder serán necesarios unos guantes y un cinturón especiales, que son mencionados en los cómics sólo de pasada y no aparecen para nada en el universo cinematográfico.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com