Los 13 mandamientos del crítico. Por Walter Benjamin

Por redaccionnyl el 24/06/2019

A lo largo de su vida, Walter Benjamin armó con sus frases sueltas lo que hoy se conoce como los 13 mandamientos del crítico.

Este alemán llegó a la crítica literaria desde su faceta de filósofo, en la que hizo importantes contribuciones a la teoría estética y al Marxismo Occidental.

Entre sus obras más importantes como crítico literario están los ensayos sobre la novela de Goethe titulada «Las afinidades electivas», sobre la obra de Franz Kafka y Karl Kraus, la teoría de la traducción, las historias de Nikolái Leskov, la obra de Marcel Proust y, quizás lo más importante, la poesía de Charles Baudelaire.

También hizo importantes traducciones al alemán de la Tableaux Parisiens de Baudelaire (Les Fleurs du mal) y las partes iniciales de la novela À la recherche du temps perdu de Marcel Proust, con su amigo Franz Hessel.

Los 13 mandamientos del crítico


I. El crítico es un estratega en el combate literario.

II. Quien no pueda tomar partido, debe callar.

III.  El crítico nada tiene que ver con el exégeta de épocas artísticas pasadas.

IV. La crítica debe hablar el lenguaje de los artistas. Pues los conceptos del cénacleson consignas. Y sólo en las consignas resuena el grito de combate.

V. La «objetividad» deberá sacrificarse siempre al espíritu de partido cuando la causa de combate merezca realmente la pena.

VI. La crítica es una cuestión moral. Si Goethe no comprendió a Hölderlin ni a Kleistm ni a Beethoven y Jean Paul, esto no atañe a su comprensión del arte, sino a su moral.

VII. Para el crítico, sus colegas son la instancia suprema. No el público. Y mucho menos la posteridad.

VIII.  La posteridad olvida o enaltece. Sólo el crítico juzga en presencia del autor.
IX.  Polémica significa destruir un libro citando unas cuantas de sus frases. Cuanto menos se lo haya estudiado, mejor. Sólo quien pueda destruir podrá criticar.
X.   La verdadera polémica aborda un libro con la misma ternura con que un caníbal se guisa un lactante.

XI. El entusiasmo artístico le es ajeno al crítico. En sus manos, la obra de arte es el arma blanca en el combate de los espíritus.

XII.  El arte del crítico in nuce: acuñar consignas sin traicionar las ideas. Las consignas de una crítica insuficiente malbaratan el pensamiento en aras de la moda.

XIII. El público deberá padecer siempre injusticias y, no obstante, sentirse siempre representado por el crítico.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com