La supermodelo española que tocó el cielo de Hollywood y ahora vive en las calles

Por Valentina Rausseo el 11/02/2019

Es realmente impresionante en lo que se ha convertido la vida de Nastasia Urbano, la supermodelo española que pasó a vivir en las calles de Barcelona luego de haber estado en la gloria para la época de los 80.

Incluso, parece imposible de creer el hecho de que le ha tocado vivir varios desahucios, tomando en cuenta las cantidades utópicas de dinero que ganaba, pues, llegó a ser imagen de famosas marcas como Yves Saint Laurent y Revlon. También portada de revistas como Vogue, entre otras.

La estrella


Su exitosa carrera como modelo profesional comenzó en Barcelona. De ahí, continuó recorriendo Europa (Milán, París, Londres, etc.), pero siempre en la cúspide. Posteriormente, se estableció en la ciudad de Nueva York. Asegura que, por su condición camaleónica, el público nunca se aburrió de ella.

“Un día cenaba con Jack Nicholson, otro con Andy Warhol. Creo que fui la primera chica que firmó un contrato multimillonario por anunciar ropa. Me daban un millón de dólares al año por 20 días de trabajo”, contó Nastasia en una entrevista para El Periódico de Cataluña.

Hoy, con 57 años de edad, le toca dormir en cajeros o vivir de la piedad de buenos amigos, quienes en ocasiones, le dan cobijo.

“Fui a fiestas en las que también estaban Melanie Griffith, Don Johnson, Simon y Garfunkel. Estuve a punto de ir a la boda de Madonna y Sean Penn, porque David Keith era uno de los invitados, y yo en esa época, estaba saliendo con él (…). Lo tenía todo, vivía como una reina”, recordó en la misma entrevista.

El inicio del fin


Nastasia Urbano atribuye gran parte de la culpa de su situación a su ex marido y padre de sus hijos, a quien conoció en una escapada a Barcelona para visitar a sus padres.

“Ahí se acabó todo, me dejó con lo puesto. Lo único bueno de esa relación han sido mis hijos, pero lo demás fue horrible. Todo lo pagaba con mi dinero. Al segundo día de conocerlo, quiso que le comprara un BMW, y yo como una tonta, le hice el cheque. Estaba enamorada. Aparte, era muy posesivo; me anuló como persona”, confesó en otra entrevista (El País).

Y aunque reconoce que tiene muy buena relación con sus hijos y demás familiares, sostiene que no quiere “ser una carga” para ellos. “Quiero que mis hijos me vean bien. Que me vean ubicada, trabajando y pagando mis cosas, pues ellos están adultos y ya tienen sus vidas hechas”, dijo Urbano.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com