La Semana de los libros prohibidos reivindica en EE.UU. la libertad de leer

Desde 1982, esta iniciativa pone en valor el acceso abierto a la información y apoya la libertad -amparada por la Primera Enmienda estadounidense- para buscar y expresar ideas, “incluso las que algunos consideran poco ortodoxas o impopulares”.

Desde 1982, esta iniciativa pone en valor el acceso abierto a la información y apoya la libertad -amparada por la Primera Enmienda estadounidense- para buscar y expresar ideas, “incluso las que algunos consideran poco ortodoxas o impopulares”.