La historia detrás de la niña que se subió al escenario con Michael Jackson en Múnich

Por Valentina Rausseo el 22/11/2019

Suponemos que recuerda a la niña que se subió al escenario con Michael Jackson en Múnich… Pues, se trata de Soléne Lory, y ahora le contaremos la historia.

O mejor, dejaremos que hable la misma niña (ahora adulta), colocando aquí sus palabras textuales extraídas de una entrevista.

Pero antes, debes saber que en cada concierto del HIStory Tour, Michael Jacksol elegía a una chica para subir al escenario.

Nosotros hablaremos específicamente de Soléne Lory, la chica que en 1997 fue la escogida mientras El Rey del Pop interpretaba la canción «You are not alone«, ya que, pese a haber sido muchas las elegidas, el caso de Lory fue el que más llamó la atención porque, según lo que hemos investigado, fue el único televisado, aunque no estamos completamente seguros.

La historia…

«Todo comenzó el 29 de junio, en el segundo concierto de Michael en París. Me paré a la izquierda del escenario con una amiga y un amigo. Poco antes de que comenzara el espectáculo, prácticamente comencé a asediar al equipo de seguridad (de Michael) para poder subir al escenario durante «You are not alone» . Pero yo tenía la impresión de que no acababan de entender mi petición! Yo no sabía en ese momento que esa no era su responsabilidad. Seguimos gritando, estábamos totalmente fuera de nosotros. Finalmente, el camarógrafo de Michael se dio cuenta de nuestras acciones y comenzó a filmarnos. Yo había oído que la chica que había sido elegida el 27 de Junio, primero había sido filmada por la cámara y más tarde había subido al escenario (con Michael). Como todo parecía desarrollarse de manera muy similar, me sentía más y más nerviosa. Unos momentos más tarde, comenzó «You are not alone». El camarógrafo se acercó a nosotros y nos filmó durante toda la intro. Anthony, un ayudante de Michael, se acercó al camarógrafo e intercambió unas palabras con él. Entonces, de repente se acercó a nosotros y sacó a mi amiga Celia de la multitud. Ella fue la elegida… ¡Fue horrible! Me derrumbé totalmente y lloré durante todo el resto del concierto. Regularmente el cámara volvió a filmarme. Por último, (Anthony) tomó mi mano y me dijo que tenía que venir a uno de los próximos conciertos y que iba a tratar de hacer algo por mí».

Continúa…

«Lo había planeado todo. Esa fue la razón por la que fui a Múnich. En el camino me encontré con otros fans que creían que los conciertos de Múnich serían filmados. En el primer concierto de Múnich, mis amigos y yo nos levantamos a las 09:00 AM, así que encontramos un buen lugar delante de las puertas del estadio, y después de una corta carrera, conseguimos un lugar en el lado izquierdo del escenario. Cuando llegó el camarógrafo de Michael, se acercó a nosotros y me saludó. Más tarde, durante el concierto, en repetidas ocasiones se acercó a mí y me filmó. Mis amigos me seguían fomentando la idea de que yo sería la elegida en esta ocasión. Finalmente, llegó «You are not alone» y vi a Anthony caminar hasta una chica parada a pocos metros de mí, que luego la subieron al escenario… Yo estaba desesperada. Al final de la canción, el camarógrafo se me acercó y dijo: «¡No te preocupes! Subirás al escenario también, y bailarás con Michael…»

Y para finalizar…

«El segundo concierto en Múnich tuvo lugar dos días después, el 6 de julio… Llegamos al Estadio a las 10:00 AM. La espera fue bastante molesta. Yo estaba más estresada que nunca porque quería un lugar a la izquierda en la parte frontal a toda costa. Por suerte, me las arreglé de nuevo. Al comienzo del concierto, me encontré con el camarógrafo… otra vez. Se acercó a mí y me filmó. Cuando «You are not alone» comenzó a sonar, empecé a gritar. Los fans que me rodeaban probablemente pensaron que me había vuelto loca, porque Michael no estaba siquiera en el escenario todavía. De repente Anthony apareció y me sacó de la multitud… Yo no podía pensar nada. Me temblaban las piernas y corrí. Sólo había un pensamiento en mi cabeza: Tomar a Michael en mis brazos. No pensé en nada más. Corrí hacia las escaleras y hasta el escenario. No recuerdo los detalles. Fue maravilloso, disfruté el momento al máximo… Estaba feliz. Me temblaba todo el cuerpo pensando que estaba en sus brazos. Todo lo demás era surrealista. Traté de darle un beso y le dije en francés que lo amaba. No creo que me entendiera. Sin embargo, era algo increíble escuchar su voz tan cerca de mi oído…»

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com