La explicación de la locura del sombrerero de «Alicia en el País de las Maravillas»

Por redaccionnyl el 04/02/2017

Como la mayoría de los escritores, Lewis Carroll prefería no hacer nada sin sustentos creíbles para que historia no perdiera verosimilitud. Por eso, la locura del sombrerero no era arbitraria, sino que estaba basada en una realidad. En el siglo XIX era común que los sombrereros estuviera locos dada su permanente exposición al mercurio.

Ya se sabe que en el siglo XVII toda la gente estaba destornillada por los sombreros, y era muy común ver a los hombres con esos sombreros de copa. La fabricación se hacía primero separando el pelaje de la piel de los animales, proceso para el que resultaba elemental la utilización de mercurio. Sin embargo, la constante exposición a estos vapores tenía un efecto tóxico que provocaba que las personas tuvieran una locura característica de dicha profesión.

Si nos fijamos en el comportamiento del Sombrero, tenía cambios de humor radicales, estaba inquieto y de pronto parecía antisocial. Bueno, eran justo los síntomas de aquellas personas que tenían dicha profesión: desequilibrios emocionales, agresividad, temblores (similares al Parkinson), cambios de humor, alteraciones sensoriales y del habla, etcétera.

Conforme este mal era conocido se hizo popular un dicho que decía: estás más loco que un sombrerero. Fue en 1829 cuando se usó el término de la enfermedad del sombrerero por primera vez en la revista Blackwood’s Edinburg. En 1835 se escribió un libro sobre el tema llamado The Clockmaker.

En 1865 Lewis Carroll escribió el clásico libro -ahora reconocido mundialmente- Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, en el que mencionaba a un peculiar personaje que casualmente era Sombrero y tenía muy marcada la locura que provocaba dicha enfermedad.

DC Comics se basó también en esta característica para crear al villano «el Sombrerero Loco».

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com