La deformación en el rostro que nadie se cree de Amaia Montero

Por redaccionnyl el 27/08/2018

A mediados de los 90, conocimos a una agrupación española llamada La Oreja de Van Gogh, la cual tenía como vocalista a Amaia Montero, una jovencita de 20 años que llamaba la atención por su singular voz y belleza.

Pero 22 años después, Amaia ya no es la misma (en toda la extensión de la palabra). Y no es porque hayan pasado los años o que su cuerpo haya cambiado, eso es lo más natural, sino porque su rostro ya no concuerda con el recuerdo que teníamos de ella.

La española estuvo algunos años alejada del medio artístico, y en este 2018 decidió volver a los escenarios con una nueva producción musical llamada Nacidos para Creer. Amaia nos dejó con cara de desconcierto, pues era imposible no fijarse en sus grandes y muy marcados pómulos. Parecía que sus ojos se habían hecho pequeños.

En el 2007, cuando dejó La Oreja de Van Gogh y se lanzó como solista, la cantante comenzó a cambiar su imagen; tuvo sus primeros retoques estéticos, pero sutiles, no tan exagerados como los que luce hoy.

Para muchos, Amaia se excedió en el uso de botox, mientras que otros afirman que se sometió a una cirugía que no le favoreció en lo absoluto. El tema causó tanto revuelo que diversos medios de comunicación corrieron a entrevistar a cirujanos plásticos para tratar de explicar que era lo que había pasado con la intérprete.

Algunos profesionales de la cirugía estética coinciden en que ella siempre había tenido la cara cuadrada y una gran mandíbula, pero ahora luce un rostro ovalado y firme, lo cual se consigue con hilos tensores o un minilifting

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com