La cerveza que tomé esperando que las cosas mejoraran. Por Charles Bukowski

Por redaccionnyl el 09/10/2018

Aunque su editor insistía en que nunca lo vio borracho, Charles Bukowski siempre trató de mantener esa imagen de escritor siempre ebrio con una cerveza o un trago en la mano.

No solo las fotos que hay lo documentan, también sus frases y sobre todo sus poemas. Aquí, una pequeña muestra de que no estamos hablando tonterías.

Cerveza

No sé cuántas botellas de cerveza
consumí mientras esperaba que las cosas
mejoraran.
No sé cuanto vino, whisky
y cerveza,
principalmente cerveza
consumí después
de haber roto con una mujer
esperando que el teléfono sonara
esperando el sonido de los pasos,
y el teléfono no suena
sino mucho más tarde
y los pasos no llegan
sino mucho más tarde.
Cuando el estómago se me sale
por la boca,
ellas llegan frescas como flores en primavera:

-“¿Qué carajo hiciste?
Llevará tres días antes de que puedas cogerme”
Una hembra dura más
vive siete años y medio más
que el macho, y toma muy poca cerveza
porque sabe que es mala para la
silueta.
Mientras nos volvemos locos
ellas están fuera
bailando y riendo
con muchachos divertidos.

Bueno, hay cerveza
bolsas y bolsas de botellas vacías de cerveza
y cuando levantás una
se desfonda
y las botellas caen
rodando
entrechocándose
derramando ceniza gris húmeda
y cerveza vieja
o las bolsas caen a las 4
de la mañana
produciendo el único sonido en tu vida.

Cerveza
ríos y mares de cerveza
cerveza, cerveza, cerveza.
La radio pasa canciones de amor
mientras el teléfono permanece en silencio
y las paredes se ciernen
y cerveza es todo lo que hay.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com