La cadena de prostíbulos y otras denuncias de Borges sobre Roberto Arlt

Por redaccionnyl el 18/09/2019

Todo lo que dijo Jorge Luis Borges sobre Roberto Arlt fue malo. La muestra está en esta transcripción de Adolfo Bioy Casares que vamos a mostrar más abajo.

Borges, considerado el mejor escritor del siglo XX en todos los idiomas, no toleraba el aplauso que recibía Artl, a quien consideraba redactor menor por su temática urbana y poco esmero en la forma.

Sin embargo, muchos escritores posteriores vieron en las aventuras fáciles de leer de Roberto Arlt una alternativa válida y digna de tomar en cuenta dentro de las letras argentinas.

A continuación, lo que dijo Borges sobre Roberto Arlt

Borges sobre Roberto Arlt

“Era muy ingenuo. Se dejaba engañar por cualquier plan para ganar mucha plata, por descabellado que fuera, a condición de que hubiera en él algo deshonesto. Por ejemplo, se interesó mucho en el proyecto de instalar una feria para rematar caballos, en Avellaneda. El verdadero negocio consistiría en que clandestinamente cortarían las colas de los caballos, venderían la cerda y ganarían millones. Un negocio adicional: con las costras de las mataduras del lomo fabricarían un insecticida infalible.

Era comunista: se entusiasmó con la idea de organizar una gran cadena nacional de prostíbulos, que costearían la revolución social. Era un malevo desagradable, extraordinariamente inculto. Hablábamos una noche con Ricardo Güiraldes y con Evar Méndez de un posible título para una revista. Arlt, con su voz tosca y extranjera, preguntó: “¿Por qué no le ponen El Cocodrilo? Ja, ja”. Era un imbécil.

Lea también: Los 15 escritores argentinos más influyentes de la historia

En Crítica, estuvo dos días y lo echaron porque no servía para nada. No sabía hacer absolutamente nada. Me explicaron que sólo en El Mundo supieron aprovecharlo. Le encargaban cualquier cosa y después daban las páginas a otro para que las reescribiera. Dicen que reuniendo sus aguafuertes porteñas, que son trescientas y pico, podría hacerse un libro extraordinario. Imagínate lo que será eso. Las escribía todos los días, sobre lo primero que se le presentaba. Menos mal que algún otro las reescribió.

Me aseguran que después se cultivó y leyó a Faulkner, y que eso lo demostró en un artículo de dos páginas, algo magnífico, en que estaba todo: “Sobre la crisis de la novela”. Qué título. Ya te podés imaginar la idiotez que sería eso. Lo que pasa, según Arlt, es que la gente no comprende lo que es la novela, por eso hay crisis de novelas. En la novela cada personaje debe tener un destino claro, como el destino del tigre es matar. ¿Te das cuenta? Tiene que valerse de un animal para significar la sencillez del destino. Más que personajes describiría muñecos”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com