Kim Kardashian y un nuevo pequeño gesto para mantener su imperio

Por redaccionnyl el 21/06/2018

El editor de la polémica página «Al rincón» escribió sobre estas fotos que Kim Kardashian y su familia han levantado un imperio gracias a pequeños gestos como el que usted verá.

La frase que escribió fue: «Pequeños gestos logran grandes gestas». A nosotros el comentario nos pareció tan acertado que no tuvimos otra alternativa que sacarle un artículo entero para profundizar en el tema.

Es que es verdad. Lo hemos venido notando desde hace mucho. Primero en la literatura de primer nivel, como la de Borges, en la que el adjetivo preciso aumenta las posibilidades de un cuento completo. Luego, en las predicciones sobre la aldea global que hicieron los futurólogos de los años 70.

Gente como McLuhan o Toffler advertían. Eso de hacer cosas en masa irá desapareciendo. Decían que mirásemos hacia empresas como IBM, que hacían un solo producto para una sola empresa. O a las revistas superespecializadas: Revistas para ingenieros, para amantes de los árboles, para dueños de sabuesos, para entusiastas de la ropa de los santos…

Así, los que manejan el mundo fueron entendiendo que los imperios se levantaban desde lo pequeño, específicamente desde los detalles. Kim Kardashian y su familia estuvieron siempre bien enteradas de esto. Por eso han sabido ‘descuidarse’ permanentemente y sin abusar. Una vez en México, otra en Los Ángeles, alguna en Miami. Esta última fue en Nueva York.

La mayor de las hermanas andaba con su cada vez más gris esposo y parte de su equipo haciendo quién sabe qué cosa. Los detalles se amontonan y levantan un imperio. Claro que se trata de un imperio de intrascendencia, pero los futurólogos también nos advertían que la enorme cantidad de datos que manejaríamos en esta época harían que la importancia de las noticias durara nada o casi nada, y que las tonterías se encumbraran a falta de tiempo para la interpretación de lo importante.

Lo importante para Kim es que estas cosas le generan cada vez más dinero. Ya tiene más del que puede gastar. Claro. Pero ya no sabe hacer otra cosa y cree que necesita más. O quizá tenga un plan para cambiar el mundo. Mentira. Simplemente sigue trabajando en lo suyo.

El gesto de Kim

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com