El sacrificio de Kendall Jenner: la elegancia absoluta a cambio de mostrarlo todo

Por redaccionnyl el 15/05/2018

Antes se decía que para ser bella hay que ver estrellas. Ahora parece que más bien hay que mostrar más de lo esperado siempre, pero con elegancia. Un buen ejemplo de ello es Kendall Jenner, quien ya puede ser considerada una supermodelo y que no tiene reparos en asumir su papel.

Miembro de la familia más famosa de la televisión, después de Los Simpson, Kendall acudió al Festival de Cannes con un vestido que le transparentaba toda la parte de arriba. O sea que donde llegó, mostró.

Los asistentes estaban felices del atrevimiento de Kendall porque se sentían cercanos a ella y a su preciosa intimidad. Pero más felices estaban los fotógrafos por haber estado presentes en algo que en otro contexto habría sido considerado un descuido.

Lo que ocurre es que los medios de comunicación van cada vez más hacia la locura por la piel y se arrojan ante eso porque saben que el público aclama transparencias.

Esto se acabaría si la humanidad evolucionara un poquito en cuanto a los tabúes y todos comprendiéramos que eso que tienen las mujeres y no los hombres en el torso son glándulas. El problema es que costará asumirlo en medio de tanta operación estética.

De todas formas, lo bueno es que celebridades como la misma Jenner, Eiza González, Gal Gadot o Jessica Alba están combatiendo estos tabúes con supuestos descuidos. Pero realmente esos descuidos son provocaciones a lo establecido. Son intentos por hacer que la gente deje de creer que las mujeres deben seguir tapándose tanto.

Kendall Jenner en Cannes, elegancia absoluta

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com