Kamilla Osman hace que ya no necesitemos a las Kardashian

Por redaccionnyl el 04/06/2018

La verdad es que nunca las hemos necesitado. Y aunque los más estúpidos de nosotros las idolatren, hay algo que todos deberían saber: son las Kardashian las que nos necesitan a nosotros.

Ya solo por eso deberían dejar de ser consideradas divinidades. Las estrellas de la telerrealidad y empresarias que viven bajo ese techo no son otra cosa que chicas comunes y corrientes sin ningún talento extraordinario. Son chicas que la sociedad encumbró por diferentes azares al igual que ocurrió con Roberto Begnini en aquella película de Woody Allen «De Roma con amor».

Ante todo eso, apariciones como la de Kamilla Osman, quien ha modificado su figura para ser la doble idéntica de Kim, nos hace saber que la mayor de las hermanas, y todas las que viven en esa casa son perfectamente reemplazables.

Porque si lo que gusta a la gente es cómo lucen, entonces vamos a cambiarlas cuando envejezcan porque, sinceramente, todos sabemos que ninguna tiene nada qué decir. Eso no quiere decir que no sean inteligentes. Vaya que lo sabemos: son brillantes. Pero algo falló en las manualidades que hacían cuando eran niñas porque a nivel lingüístico suelen fallar.

Ergo, juguemos a una película de ciencia ficción: sustituyamos a las Kardashian por sus clones. Comenzar por Kim será lo más divertido y radical. Si comenzamos por alguna de las otras dos mayores, se perdería la emoción porque son tan intrascendentes que quizá ya las cambiaron y no nos dimos cuenta.

Kamilla tiene una vida

Sí, bueno, no es solo la doble de Kim. Kamilla Osman tiene una cuenta en Instagram en la que firma con su nombre propio. Un día conoció a la Kim Kardashian original, quien es 15 años mayor que ella. Se tomaron una foto y bromearon.

¿Pero son tan parecidas? Sí. Tanto como para llevar a cabo un plan malvado y sustituir a la original. Quizá nadie en su casa se de cuenta y solo la feliciten por verse un poco más joven. Total, esas mujeres cambian tanto de apariencia que hasta su padrastro se cambió el género.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com