Hombre que estuvo 75 días de retiro pregunta si se perdió de algo

Por Valentina Rausseo el 06/06/2020

Un hombre se fue a un retiro durante 75 días y comenzó a preguntar si se había perdido de algo al notar que algo andaba mal con el mundo.

Ahora… Ustedes se preguntarán «¿dónde estaba el caballero?».

Porque estamos claros de que cuando se habla de un «retiro», es literalmente un «retiro». Pero… ¿Las normas sanitarias no se llevaron a cabo? Tomando en cuenta que, comoquiera que sea, era un conglomerado de personas.

Pero para no hacerles el cuento larguísimo, les explicamos:

Se trata de Daniel Thorson, de 33 años de edad.

Aproximadamente a mediados del mes de marzo, decidió emprender un viaje (retiro budista de meditación) hacia un pequeño monasterio de Lowell, una zona ubicada en las afueras de Vermont, Massachusetts (noreste de los Estados Unidos).

«Estoy regresando de 75 días en silencio. ¿Me perdí de algo?», escribió Thorson en su cuenta de Twitter.

Entonces que no les parezca extraño, pues las condiciones del retiro establecían que Thorson debía estar en silencio estricto, apartado de cualquier tipo de conexión con el mundo exterior.

Sin contacto con familiares ni amigos, sin acceso a Internet ni ningún otro medio de comunicación y sin salir de compras ni de paseo; entre otras restricciones.

Obviamente, dada la situación que está atravesando el mundo ahora mismo (distanciamiento por Covid-19), Daniel salió de su encierro y se encontró con un planeta totalmente distinto al que había dejado tiempo atrás.

Dicho retiro finalizó el 23 de mayo. Y ese mismo día, y sin pérdida de tiempo, fue a una tienda de víveres para comprar alimentos. Fue ahí donde se percató de que algo había ocurrido en el mundo…

Estuvo mirando las revistas y periódicos del lugar «por encimita», como dicen; también logró escuchar algunas conversaciones ocasionales de las personas que se encontraban cerca, entonces notó que todo parecía cobrar sentido y giraba en torno a un único tema: el coronavirus.

Poco a poco, Thorson fue recabando información y viendo noticias. Y aunado al comportamiento de su familia (también aislada), logró descubrir, a ciencia cierta, por qué el mundo está de cabeza.

¿Quién habrá sido el valiente que tomó la decisión de responder su pregunta en Twitter? ¡No sabemos!

Pero suponemos que lo primero que esa persona pensó, fue: «¿Por dónde empiezo…?»

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com