Heidi Klum revela fotos entregada a los placeres desde su cama

Por redaccionnyl el 17/09/2019

La señora Heidi está en su recámara. No la moleste. Dijo que le lleváramos ricuras y un fotógrafo. Está muy risueña esta mañana, pero no quiere vestirse así que mejor en serio no la moleste.

Haber sido una supermodelo mimada durante años seguramente le dejó la costumbre de la pereza de vez en cuando. Pero la señora Heidi gana dinero hasta acostada. Así que nadie puede criticarla, y mucho menos una criada.

Me pidió las sábanas rojas. Debe ser que se siente bonita. Anoche no paró de gritar. Pero yo no voy a decir con quién estaba porque no quiero ser indiscreta. No, señor. Yo solo soy una trabajadora y muy honrada y lejana a los chismes.

Lo que pasa es que usted sabe, a la señora no le duran los amantes. Parece que es insaciable. Eso dicen las revistas. No vaya a creer usted que fui yo quien les dijo. Hay mucha gente envidiosa. Yo jamás diría algo así. Pero se lo puedo confirmar. Eso sí.

La señora hoy no se va a vestir. Está entregada a sí misma. Se lo merece porque ella trabaja muchísimo. Y es muy buena. Pero usted sabe, ella es como es y una no puede ser indiscreta. Para nada. No, señor.

La señora se paró. Ahí está asomada por la ventana. Venga para que la vea desnuda. Ya se va a quitar algo. Siempre lo hace. Bueno, venga si quiere. O quédese ahí mejor. Una no puede pecar de indiscreta.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com