Fotógrafos se vuelcan hacia el poder de lo natural

Por redaccionnyl el 04/12/2017

Fastidiados por el silicón en sus distintas presentaciones, los fotógrafos del mundo han comenzado a volcarse hacia modelos más naturales y de cuerpos posibles para cualquier joven que haga ejercicios. El poder de lo natural. La diferencia fundamental es que se crea empatía con los espectadores y ya no se muestra una ficción imposible sino una fantasía realizable.

Te puede interesar: ¿Qué tanto importa la cámara en una buena fotografía?

Kristina Ewing es el ejemplo que hemos elegido para sostener nuestra teoría. Esta modelo está radicada en Los Ángeles. Ha logrado seducir a casi 85.000 usuarios de Instagram con sus caderas. Pero también influye de gran manera su rostro perfecto y su atractiva vida cotidiana. No es necesario hablar de los senos ante lo obvio.

La locura por lo falso ha comenzado a quedar atrás y qué bueno porque este cambio representa a la vez un retorno hacia lo humano. Mientras que acabamos con la Tierra y modificamos nuestro cuerpo para parecernos a lo que los medios de comunicación nos hacen creer que es perfecto, olvidamos los límites de la vida y no nos preparamos para la eternidad. Sirva Kristina Ewing para recapacitar. Funcionen estas fotos para amar lo natural otra vez.

Lo hermoso es que en el fondo siempre supimos que eso era lo correcto. Es que nuestros espíritus nos advierten que lo lindo es lo normal y es el cuerpo perecedero el que ama el plástico.

La felicidad del público es que los fotógrafos más famosos han comenzado a valorar la belleza no forzada. Tal vez esto se deba a que cuando son famosos ya son viejos. Con la carne extinguiéndose, el espíritu destaca y lo realmente bello.

Kristina Ewing, la prueba del poder de lo natural

Síguela en Instagram pulsando aquí

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com