Esta agricultora española cambió radicalmente de oficio

Por redaccionnyl el 18/09/2017

El éxodo campesino hacia las ciudades es preocupante en todo el mundo porque supone desapego colectivo a la producción de alimentos y entrega al consumo. De todas formas todavía es mucha la comida que se desperdicia en el mundo y no podemos hablar de forma general pero sí tratar cada país de forma individual.

Como aquí no estamos para hacer análisis económicos, el caso que presentaremos es incluso más particular: el de una joven española que dejó la agricultura para irse a la ciudad a buscar fortuna en el mundo del espectáculo para mayores de edad.

Se hace llamar Apolonia aparentemente porque sacó el nombre de una de las películas de El Padrino, y su ejemplo sirve para demostrar cómo esta generación se sigue olvidando de lo que realmente importa, no porque quiera, sino porque así parece estar diseñado el mundo que le tocó vivir. Y no es que en España ese oficio sea particularmente bien pagado, es que la agricultura no paga bien en ninguna parte.

Entiéndase: estamos en una época en la que tomarse fotos bonitas genera muchísimo más dinero que sembrar comida. El fenómeno quizá se deba a que hemos logrado como civilización más alimento del que antes teníamos, pero ¡es la comida, joder!

Ahora mismo hay 795? millones de personas en el mundo que no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa, pero los incentivos no están en la generación de alimento sino en otras cosas muy diferentes.

Es el siglo de la imagen, sí, eso se sabe. Pero ojalá no nos toque comer Instagram algún día porque seguro que no vamos a poder.

Aquí está la prueba del trabajo al que se dedicó Apolonia tras dejar la agricultura seguramente para siempre.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com