El trabajo final del fotógrafo que pasó siete meses en los burdeles de Brasil

Por Mariana Betancourt el 12/11/2017

Definitivamente no todo lo que brilla es oro y un claro ejemplo de ello es Brasil. Pues cuando se habla de este país solemos traer a nuestra memoria sus famosos carnavales. También lo asociamos con sus hermosas playas y exóticos escenarios naturales. ¿Y dónde dejamos al Cristo Redentor? La enorme imagen de Jesús de Nazaret con los brazos abiertos dando la bienvenida a la ciudad de Río de Janeiro. Pero no todo es positivo, pues les traemos una muestra de lo que fue el trabajo final del fotógrafo, Fabio Teixeira, quien pasó siete meses en los burdeles de Brasil.

Se trata de una recopilación de fotografías muy crudas, de lo que es la convivencia por no decir la supervivencia. Uno de los sitios retratados fue el barrio Vila Mimosa, de Río de Janeiro. Una zona roja que no aparece en las guías turísticas y que sin embargo es muy frecuentado. En las imágenes puede observarse la gran pobreza en la que viven sus habitantes. Cómo las mujeres venden su cuerpo para alimentarse y poder llevar el sustento a sus hogares, si es que así pueden llamarse.

Un mundo de lujuria oculto a los ojos de muchos

Entre ruinas y miseria son muchos los que acuden a una cita en este oscuro lugar. Escenas desgarradoras de bebés y niños conviviendo con sexo, drogas y alcohol; definitivamente escandalizan al mundo.

Lee también

La marquinha del bronceado, un asunto de Estado en Brasil

En Brasil está más que permitida la prostitución, así como en muchos países del mundo. Lo que tal vez no sabes, es que los burdeles son ilegales, por lo que las casas de libertinaje funcionan bajo nombres de tiendas, bares y billares.

Según estadísticas que pudo recabar este fotógrafo, estos lugares ocultos reciben a unos cuatro mil visitantes al día. Les ofrecen un pequeño cuarto, con muy poca ventilación y un servicio completo de satisfacción. Aquellos que buscan un poco de cariño o solo placer lo convierten en su paraíso terrenal.

Estas imágenes hablan por sí solas, así que te advertimos que son realmente fuertes.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com