El reformatorio en Florida donde mataron a decenas de niños

Por María Beatriz D'Andrea el 29/05/2019

En el reformatorio estadounidense Arthur G. Dozier muchos experimentaron la crueldad humana en su estado más puro y pocos sobrevivieron para contarlo.

Un correccional de menores donde los métodos que utilizaban para «corregir los comportamientos de los jóvenes» iban más allá de lo violento.

Operando desde el año 1900, en la ciudad de Marianna al norte de Florida, fue el gobierno del estado de Florida quien estuvo a cargo de este reformatorio hasta el año de su cierre en 2011.

Decenas de menores de edad terminaban falleciendo por el maltrato que recibieron en su estadía en dicho lugar. Varios de estos cuerpos fueron encontrados enterrados en los terrenos del establecimiento.

En el mes de marzo de este mismo año, fue la compañía de limpieza ambiental llamada Geosyntec quienes encontraron la cantidad de 27 «anomalías« en el lugar.

Número que debe sumarse a los 55 cuerpos enterrados que fueron descubiertos en el año 2013. Según Geosyntec su hallazgo de «anomalías» recomendó tratarlas como «posibles tumbas«.

Además de la triste realidad que posee este correccional en sus instalaciones, existen las crudas declaraciones de aquellas personas que estuvieron como internos en su juventud.

La experiencia que vivió en carne propia Jerry Cooper es una de ellas. Este exinterno reveló parte de todo lo que presenció y de lo que fue víctima en su estadía en tal reformatorio.

Fue para una entrevista que le realizó el noticiero BBC Mundo donde expresó con detalles sus vivencias.

Entre estas, cuenta la que más le marcó para el año 1961 cuando presenció la muerte de uno de los niños en pleno partido de fútbol.

Cuenta que el menor después de colapsar en el suelo fue obligado a continuar corriendo hasta que literalmente no pudo seguir más.

Según Cooper, desde que ingresó en el establecimiento a sus 16 años de edad se dio cuenta que la administración no funcionaba correctamente. Comenta para la entrevista que, por estar ubicada en medio de la nada, nadie los vigilaba y por ello el personal tenía la libertad de hacer lo que quisiera.

Abusos de todo tipo junto a los maltratos físicos y psicológicos eran el día a día de todos aquellos jóvenes que tuvieron esa experiencia de pesadilla en esta «escuela correccional«.

Desde el año 1903 se realizaban continuos reportes considerados como brutales hacia las agencias y funcionarios del estado de Florida. Estos reportes terminaban siendo denuncias frustradas.

Para el año 2009, Cooper y otros de los sobrevivientes decidieron crear una asociación llamada «Chicos de la Casa Blanca» para denunciar todas estas crueles vivencias que experimentaron.

Como resultado se logró terminar con las actividades del reformatorio en el año 2011 gracias al Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Estos investigaron y reconocieron todos los testimonios de lo ocurrido en la escuela.

Este caso aún sigue abierto en procesos ya que aún se realizan investigaciones por la búsqueda de más cuerpos en los terrenos del establecimiento.

Cooper es uno de los que posee una lista de aproximadamente 180 niños desaparecidos.

Su mayor preocupación actual al igual que todos los investigadores que procesan el caso junto a los demás sobrevivientes es encontrar a todos aquellos niños que esten enterrados en la propiedad.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com