El efecto Maybel: después de verla, las demás dejan de ser interesantes

Por redaccionnyl el 05/10/2017

Maybel conoce su belleza, la usa, pero no abusa. O sí, bueno… la hemos visto solo en su Instagram y nos encanta mirarla sin ni siquiera saber su apellido, ni sus intereses ni si hace otra cosa además del modelaje.

Mejor así. Maybel debe ser el sueño de las marcas de ropa para mujeres latinas, pues sus atributos mejoran cada pieza con una maestría que parece adquirida con profundos estudios del arte de la seducción aunque realmente ella se pare ahí a ser bonita mientras las piezas cobran un valor agregado asombroso.

El efecto en las mujeres ha de ser: “A mí no me queda como lo vi en Instagram”. Mientras que en los hombres puede ser mucho peor porque costará olvidarse de esas curvas para volver a la realidad.

De Maybel nos encanta que no repara en mostrar su verdadera vida en las redes sociales: familia, fiestas infantiles… y que si la foto no queda tan bien qué rayos esa soy yo y me importa un pito lo que piensen las influencers.

Afortunadamente tampoco la vemos mucho ejerciendo la estupidez de escribir al pie de cada selfie un comentario sobre la envidia que le tienen las que no están tan buenas porque en serio ya estamos hartos de eso. En resumen, Maybel nos encanta porque está buenísima y no parece andar con pretensiones.

Una publicación compartida de ?MAYBEL? (@__maybel__) el

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com