El curioso caso de Elizabeth Hurley

La actriz no para de rejuvenecer como Benjamin Button o como el águila, que se corta el pico y se arranca las plumas para que toda su estructura externa se renueve cada tanto tiempo.

La actriz no para de rejuvenecer como Benjamin Button o como el águila, que se corta el pico y se arranca las plumas para que toda su estructura externa se renueve cada tanto tiempo.