El bonito ocio de las señoritas

Por redaccionnyl el 28/03/2018

Madre y padre de todos los vicios, el ocio también procrea virtudes. En el caso de estas fotografías de la marca Zishy, al menos virtudes estéticas.

Lo bello, a diferencia de lo interesante, no necesita explicación. Da al espíritu un sosiego que perdura aunque solo sea ilusorio y a veces hasta absolutamente falso.

Tales teorías no son nuestras sino del movimiento esteticista que hace más de un siglo defendió Oscar Wilde con ironías, novelas, cuentos y frases brutales que no se borran de las mentes de cada generación.

Las modelos protagonistas de esta pequeña sesión se llaman Romi y Raylene. No sabemos si son amigas realmente, pero supieron ser actrices además de maniquíes porque parecieron íntimas.

Es que ser modelo es también ser actriz. Las buenas modelos son por lo general mejores actrices, aunque a veces las más bellas de las pasarelas se vean estúpidas cuando les toca decir un par de palabras en un fashion film.

La marca de contenidos pasados de tono Zishy sabe todo eso. Sus fotos exploran las atrevidas vidas cotidianas de las modelos con menos pudor del mundo entero. Ese es el secreto del éxito de sus fotografías: la actuación a través del método. Las chicas se meten en sus propios personajes y actúan frente a las cámaras.

La perfecta simulación del ocio

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com