Descubren tres libros envenenados con arsénico en una biblioteca

Por redaccionnyl el 16/07/2018

Dos investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca, un bibliotecario y un químico, descubrieron tres libros envenenados con arsénico en la biblioteca de esa alma mater.

El descubrimiento nos hace recordar el microcuento de Julio Cortázar llamado “La página asesina”, que dice: “En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde, muere”.

Pero hay un historia de la literatura mucho más parecida. En la novela “El nombre de la rosa”, de Umberto Eco, un monje envenena un libro de Aristóteles para matar a todos los lectores que se lamen los dedos al pasar los páginas.

Un artículo que apareció en The Conversation muestra cómo los investigadores descubrieron unos pergaminos antiguos que se usaban para hacer las portadas de libros medievales.

Para intentar leerlo, decidieron llevar esos pergaminos a un laboratorio de rayos X. Pero la gruesa capa de pintura verde que oscurecía la letra, impedía la lectura.

“El análisis reveló que la capa de pigmento verde era en realidad arsénico. Elemento químico que está dentro de las sustancias más tóxicas del mundo y cuya exposición al ser humano puede llevar a irritación del estómago, irritación del intestino, náuseas, diarrea, cambios en la piel, irritación de los pulmones, desarrollo de cáncer e incluso la muerte”.

En la época victoriana, de hecho, el uso de este tóxico como elemento colorativo para las paredes supuso el envenenamiento y muerte de muchas personas.

Entre las teorías sobre el uso de arsénico destaca la posibilidad de que hay sido para proteger las hojas de las termitas.

“Ahora la biblioteca almacena nuestros tres volúmenes venenosos en cajas de cartón separadas con etiquetas de seguridad en un gabinete ventilado y planeamos digitalizarlos para minizar el manejo físico”, apuntan los autores. Después de todo, y esto es lo peor, “la toxicidad del arsénico no disminuye con el tiempo”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com