Delilah Hamlin, la niñita rica que domina los arquetipos estéticos (texto escrito por un socialista)

Por redaccionnyl el 24/06/2018

En nuestra búsqueda permanente por la originalidad, le pedimos a nuestro buen amigo Lenín Campagna, revolucionario a carta cabal y socialista comprometido, que escribiera un texto sobre la modelo Delilah Hamlin.

Como únicas herramientas, le prestamos una computadora con Internet y le dimos las fotos que podría utilizar para acompañar el artículo, que son las últimas que le tomaron a Delilah en el Frankies Bikinis Fashion Show de Los Ángeles. Queríamos generar un choque entre el mundo de Lenín y el de Delilah. Ahora usted leerá el texto y verá las fotos. Queríamos trollear a Lenín, pero aquí se lo hizo él solito.

Delilah Hamlin, la niñita rica que domina los arquetipos estéticos

Lenín Campagna Moreno

Delilah Hamlin es hija de de los famosos actores Lisa Rinna y Harry Hamlin. Además, todos sus tíos y hermanos son famosos por carreras relativas al mundo del espectáculo. Eso hacía difícil que ella no creciera con ganas de ser también artista. Sin embargo, se fue por un camino más fácil: se convirtió en modelo.

Meto su nombre en Google y me entero de que las fotos que le tomaron en un evento de moda en Los Ángeles hicieron que ahora la metan en el saco de las modelos con mejor proyección en el mundo de la moda. Así, facilito: nació bonita, rica y famosa y ahora le comienzan a dar su tajada del mundo.

Delilah debió tener una educación de primerísimo primer nivel en las mejores escuelas de Estados Unidos. Y eso es una lástima porque quizá nunca use esos conocimientos. Si sus padres hubiesen preferido educar a otro niño con todo ese dinero, igual Delilah habría terminado siendo famosa y rica.

Le veo la cara y los labios carnosos y el cuerpo adecuadamente hinchado en unos lugares y plano en otros, y pienso en todas las generaciones de gente bonita y bien alimentada que tuvieron que mezclarse para lograrla. Lo que no sabe es que ella también es una víctima, porque en un mundo donde se trata bien a unos y mal a otros, todos terminamos sufriendo porque todos somos parte de la misma humanidad.

Digo que domina los arquetipos estéticos del la actualidad porque ya la encumbraron. Los periodista dicen que tiene el rostro y el cuerpo que se debería tener en la vida. Como si no fuera igual de rostros el de una mapuche o el de una siberiana. Como si la belleza estuviera solo relacionada al poder adquisitivo de la clase blanca anglosajona.

Si lo que buscaban los pervertidos de Nalgas y Libros al invitarme a escribir sobre esta muñequita del capitalismo era contradicción, la consiguieron. No puedo evitar ver a Delilah sin que me moleste. Me choca su boca. Me dan rabia sus ojos ignorantes pese a todo lo que trataron de enseñarle en la escuela. ¿Sabrá que la están usando como maniquí de la frivolidad? ¿Sabrá que está colaborando a que vean a las mujeres como objetos? Es solo un cuerpo. Será olvidada y una foto suya terminará pasando años en un taller mecánico.

Cuando tenga 30 años será incluso más bella. La adularán hasta los 35. Pero luego esos mismos harán chistes sobre su gordura. ¿Cómo no se dan cuenta? Ella misma nunca lo notará. Está adentro, en el centro del tornado y ahí no se ve el desastre de afuera.

Sirva la amistad que tengo con el editor de esta página para decir otra verdad: Nalgas y Libros es parte de la misma porquería. Y es una lástima que escritores de verdad trabajen ahí y escriban sobre muchachitas como Delilah.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com